El Congreso da luz verde a la paralización de las reválidas de la LOMCE

PP, PSOE y Ciudadanos se unen para dejar las pruebas sin efectos académicos

Pruebas de acceso en la Universitat Pompeu Fabra.

Pruebas de acceso en la Universitat Pompeu Fabra. / JULIO CARBO

Se lee en minutos

La paralización de las reválidas ya es un hecho. El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado finalmente este miércoles la convalidación del decreto de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), el que modifica las evaluaciones finales de ESO y de bachillerato previstas en la polémica ley del exministro José Ignacio Wert y las deja sin efectos académicos.

El PP, el PSOE y Ciudadanos han votado a favor de la propuesta ministerial, mientras que Unidos Podemos se ha abstenido y los nacionalistas e independentistas han votado en contra. Además, las tres primeras formaciones se han unido también para  impedir que sea tramitado como proyecto de ley por la vía de urgencia, lo que hará imposible que el texto del Gobierno sea modificado por la oposición como pedía Unidos Podemos.

Así, la prueba que realizarán los estudiantes que terminan cuarto de ESO será al final de carácter muestral, es decir, participarán en ella únicamente alumnos que hayan sido seleccionados por la Administración educativa. "La muestra de alumnos y centros deberá ser suficiente para obtener datos representativos", dice el decreto, que también prevé que las administraciones puedan elevar el número de centros participantes o incluso realizarla con carácter censal. Su superación no será necesaria para la obtención del título de graduado de ESO, ni sus resultados constarán en el expediente académico individual.

Te puede interesar

La de bachillerato la harán solo los estudiantes que quieran acceder a la universidad y será prácticamente idéntica a la selectividad que se ha venido haciendo en los últimos 40 años. Se limitará a las asignaturas troncales generales del último curso, y las materias troncales de opción para subir nota hasta los 14 puntos.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha destacado en el pleno que con este decreto se soluciona la "situación de incertidumbre" que habían originado estas pruebas de la LOMCE, lo que justifica su "extraordinaria y urgente necesidad".