13 ago 2020

Ir a contenido

HAY 852.000 beneficiarios

La ley de dependencia cumple 10 años con más de 350.000 personas en lista de espera

El 42% de catalanes con la situación reconocida espera la prestación

Una anciana, en una residencia de la Barceloneta.

Una anciana, en una residencia de la Barceloneta. / FERRAN NADEU

La Ley para la Autonomía Personal y la Atención a la Dependencia cumplirá 10 años este 14 de diciembre con 1.212.048 personas en España con derecho reconocido oficialmente a recibir alguna prestación o servicio por su situación de dependencia y 856.452 que, de facto, lo están percibiendo. De este modo, hay 355.596 personas dependientes para quienes no se ha materializado el derecho, una lista de espera que se mantiene así en torno a un tercio del total de beneficiarios reconocidos. En Catalunya representan el 42% de los dependientes.

Se trata de la estadística del Imserso actualizada a 30 de octubre del 2016, la última disponible. Unas cifras que muestran que el grupo de dependientes reconocidos más numeroso en España es el de grado II, es decir, personas con una dependencia severa, que suman 455.131 ciudadanos, el 29,99% de cuantos figuran en el sistema.

Junto a ellos, constan 363.910 personas con gran dependencia (el 23,98%), de las que 72.446 están en la situación más acuciante al no poder valerse en absoluto por sí mismos. Otras 393.007 han sido diagnosticadas con derecho a recibir una ayuda por su situación de dependencia moderada, el 25,9% del total de beneficiarios del sistema.

UN PARÓN POR LA AUSTERIDAD

Estas personas (grado I) han sido las últimas en incorporarse al Sistema de Dependencia. Según el calendario de la ley, debieron hacerlo en el año 2012, sin embargo, el Gobierno de Mariano Rajoy pospuso este momento como medida de austeridad y no fue hasta julio de el 2015 cuando comenzaron a ver reconocido su derecho a una prestación o servicio.

Es precisamente esta incorporación tardía a la que el Imserso atribuye el grueso de la lista de espera, pues los moderados son el 65% del total de dependientes que estaban esperando al cierre del mes de octubre, cuando seis de cada diez moderados con derecho reconocido no estaban aún recibiendo ningún tipo de servicio. Durante ese mes, se incorporaron 18.486 personas y de ellas, 11.109 eran de este grado I.

Con todo, suman 123.136 las que teniendo un considerable nivel de dependencia (severa y grande) no reciben la ayuda que les corresponde. Según los datos del Imserso, la lista de estas personas se ha reducido un 59,75% desde el 2011, cuando eran 305.941 los grandes dependientes y dependientes severos que estaban esperando.

Para la Coordinadora Estatal de Plataformas de Dependencia, la razón estriba en las defunciones: afirma que en estos cinco últimos años han fallecido más de 125.000 personas que aún no habían recibido la ayuda teniendo ese derecho reconocido. Solo en lo que va de año, el 26% de las personas que han causado baja en el sistema no habían comenzado a recibir la prestación, según los datos oficiales.

MUJER Y MAYOR DE 80 AÑOS

En cuanto al perfil por edad de los beneficiarios que sí reciben la ayuda, el 17,72% tienen una edad comprendida entre los 65 y 79 años, un 54,46% tienen 80 o más años y casi siete de cada diez, son mujeres. Reciben de media 1,23 prestaciones por persona, ya que algunas son combinables, como la teleasistencia y la ayuda a domicilio.

En la actualidad, se proporcionan más de un millón de prestaciones a estas personas y la mayoría son servicios. En concreto, los Servicios representan el 66,06% del total de prestaciones reconocidas, mientras las ayudas económicas para cuidados en el entorno familiar suponen el 33,94%.

No obstante, la situación no es equilibrada en todo el territorio nacional: En Baleares, por ejemplo, se da un 70,8% de ayudas económicas en detrimento de servicios como plazas en residencias o centros de día, mientras en Madrid ocurre el fenómeno contrario, con un 17,54% de prestaciones económicas frente a un 82,46% de servicios prestados.

Precisamente, los desequilibrios territoriales han sido desde la entrada en vigor de la ley de dependencia uno de sus principales rasgos, pues ni el ritmo de implantación ni el nivel de cobertura son homogéneos en todo el país.

ESPERAN MÁS EN CANARIAS QUE EN CASTILLA Y LEÓN

Destaca el caso de la lista de espera, con una media nacional del 29,3%. En Canarias, el 46,9% de las personas que tenían derecho a una ayuda por dependencia la estaban aún esperando al cierre del mes de octubre, porcentaje que llega al 42% en Catalunya, al 39,4% en Aragón, al 36,7 por ciento en Castilla-La Mancha y al 35% en Andalucía, frente al 25% de dependientes que están esperando la prestación en País Vasco, el 15% que lo hacen en Madrid o el 0,5% en Castilla y León, por ejemplo.

Un estudio de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales a partir de los datos del Sistema de Dependencia cerrados el 30 de junio de este año, concluyó que mientras Castilla y León, con su ritmo actual, tarda 0,1 años en atender a una persona en situación de dependencia, Catalunya y Canarias superarán los 10 mientras la media nacional estaría en 4,3, según esta organización, para poder limpiar esa lista de espera.

No solo hay diferencias una vez dentro del sistema a la hora de recibir o no la prestación reconocida, también las hay para conseguir ese primer paso. Por ejemplo, en La Rioja se ha evaluado y emitido dictamen sobre el 70% de quienes han solicitado la prestación por dependencia, mientras que en Murcia han visto ya al 90,47% de los solicitantes.

En cuanto a la creación de empleo, el Imserso cifra en 382.473 las personas que estaban al cierre de octubre afiliadas a la Seguridad Social como profesionales de los servicios sociales, 16.747 más que en las mismas fechas del año anterior y 44.353 más que al cierre del 2011. Respecto a los cuidadores no profesionales, a los que se dejó de sufragar la cotización a la seguridad social en el año 2012, se cuentan 9.904 en todo el Estado y la mayoría son mujeres.