Ir a contenido

El frío polar pone fin de golpe al otoño primaveral

La previsión da lluvias para el sábado en toda España y una caída de 10 grados de las temperaturas a partir del domingo

El Pirineo registrará las primeras nevadas importantes de la temporada, justo para empezar a preparar las pistas de esquí

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Un hombre se protege de la nieve con un paraguas en Esterri d’Àneu (Pallars Sobirà), en una nevada en el 2013.

Un hombre se protege de la nieve con un paraguas en Esterri d’Àneu (Pallars Sobirà), en una nevada en el 2013. / ACN

De la manga corta al edredón. El brusco cambio del tiempo que este viernes ha empezado a afectar ya al extremo oeste de la península Ibérica y que el sábado se instalará de lleno sobre Catalunya va a llegar acompañado de una caída acusada de las temperaturas y nevadas importantes en el Pirineo. "Todo es consecuencia de la entrada de una masa de aire polar que sustituye la masa cálida que hemos tenido los últimos días", explican fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). De los 20 grados que se disfrutaron durante el puente de Todos Santos, se pasarán a temperaturas máximas de 10 grados.

El frente frío, que los expertos definen como muy activo, es decir con abundantes precipitaciones y tormentas, recorrerá la Península de noroeste a sureste durante la jornada del sábado. Tras el paso del frente llegará la primera irrupción de aire frío, que afectará a toda España y que provocará un descenso "localmente notable" de las temperaturas a lo largo del domingo. Será más acusado en el norte y noroeste.

Esto provocará un descenso de la cota de nieve hasta los 1.200 o 1.400 metros en la cordillera Cantábrica y de hasta los 1.400 y los 1.800 metros en el Sistema Central y Pirineo. Será el domingo, según estima la agencia española de meteorología, cuando se producirán las nevadas más copiosas, justo a tiempo para que las estaciones de esquí puedan empezar a preparar las pistas de cara al inicio de la temporada, anunciada para el próximo 2 de diciembre.

Las cantidades más significativas de nieve, con espesores de hasta 20 centímetrosa 2.000 metros de altura y de 30 centímetros por encima de los 2.500 metros, se recogerán en el Pirineo de Lleida. También en la zona más occidental del Pirineo catalán es donde se prevén las mayores acumulaciones de lluvia, donde el Servei de Meteorologia de Catalunya (SMC-Meteocat) estima que lleguen a caer más de 50 litros por metro cuadrado en el conjunto del episodio de precipitaciones.

RIESGO DE HELADAS A PRINCIPIOS DE SEMANA

El pronóstico para la próxima semana no cambia demasiado, al menos hasta miércoles o jueves, avisa el meteocat. Probablemente hasta el final de la semana siguiente, continuarán las precipitaciones persistentes en el extremo norte peninsular con lo que la acumulación de agua en zonas bajas y de nieve en zonas de montaña serán importantes. Las temperaturas se situarán, claramente, por debajo de sus valores normales y las heladas se irán generalizando en zonas del interior peninsular, siendo fuertes en zonas altas.

De momento, la primera estación catalana en anunciar la apertura ha sido Boí Taüll, que ha invertido 1,8 millones de euros, destinados principalmente a la mejora del sistema de producción de nieve artificial y a la adquisición de una máquina pisanieves, además de un equipo de control de acceso de manos libres.

Temas: Otoño Nieve Frío