Ir a contenido

LA POLUCIÓN EN LAS GRANDES CIUDADES

La ardua lucha contra la contaminación

Miles de personas mueren en Europa por la mala calidad de al aire, mientras los Gobiernos buscan soluciones

MILES DE MUERTES POR LA CONTAMINACIÓN

Más de 500.000 personas mueren en Europa todos los años como consecuencia de problemas vinculados a la mala calidad del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), y buena parte se podrían evitar reduciendo la cantidad de vehículos en circulación, especialmente en las ciudades más pobladas.Las micropartículas que expulsan los coches por el tubo de escape como resultado de la combustión del petróleo pueden inhalarse y acabar llegando a los alveolos pulmonares y al cerebro. 

PEGATINAS PARA LOS VEHÍCULOS

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha empezado a remitir a los conductores millones de etiquetas adhesivas de colocación voluntaria que acreditan el grado de emisiones contaminantes de su vehículo, una medida indispensable para que los ayuntamientos puedan establecer mecanismos de control (premiar a los más limpios o seleccionar los modelos que no pueden circular, por ejemplo) en las ciudades que tengan problemas con la calidad del aire. Los distintivos, que llegan por correo ordinario, se recomienda adherirlos en la parte inferior derecha del parabrisas para permitir su visibilidad. La primera remesa está formada por 4,3 millones de etiquetas.

TARIFAS DISTINTAS PARA APARCAR

El Ayuntamiento de Barcelona quiere que los conductores que aparquen en el área azul y la verde y que no sean residentes paguen tarifas distintas. La tarifa, hasta ahora única, a excepción del caso de los residentes en el área verde, constará de un tramo fijo y uno variable: “Los vehículos que menos contaminan tendrán bonificaciones y los que más, penalizaciones”, dijo en octubre el concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia, que pretendía incluir la medida en las ordenanzas fiscales del 2017.

EL EFECTO DEL DÍA SIN COCHE

El efecto del último día Día Mundial sin Coches, el pasado 22 de septiembre, en la circulación de una jornada laborable en Barcelona fue más o menos llevadero, pese a que también fue discreta -aunque no despreciable- la reducción de vehículos: 125.000 desplazamientos en coche menos, que supusieron una reducción del 6,1% del tráfico habitual. Los ciudadanos "concienciados", como los llamó ese día el ayuntamiento, aparcaron su coche y utilizaron metro y Ferrocarrils de la Generalitat, que engrosaron un 5% sus usuarios cotidianos. Tras el tímido intento de recuperar el Día sin Coches en el 2015, en esta ocasión el consistorio dio un paso más al anunciar 54 afectaciones, con dos tan notorias como Gran de Gràcia solo con carril bici y de bus (de 11.00 a 21.00 horas) y Via Laietana, con solo uno de bajada para coches y carril bici y de bus de subida.

MEDIDAS EN CIUDADES EUROPEAS

París es una de las ciudades europeas que más medidas ha tomado para detener los altos niveles de polución causados por el tráfico rodado. Desde julio de este año, los vehículos más contaminantes no pueden circular por la capital francesa los días laborables desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche. Londres tiene implantado un sistema de tarifas de congestión que limita la circulación por el centro de la ciudad. Funciona de lunes a viernes de 7 de la mañana a 6 de la tarde y tiene un coste de 11.50 libras (casi 13 euros) con un descuento para aquellos coches que sea eléctricos o híbridos.

En Roma se activa el sistema de circulación alterna (matrículas pares o impares dependiendo el día) cuando se registran altos niveles de contaminación. También se han creado cuatro zonas de manera que en el centro histórico solo pueden circular vehículos autorizados y eléctricos. Desde el 2008, Berlín también catalogó el centro de la ciudad como zona medioambiental, donde solo se permite la entrada a los vehículos que cumplan ciertas normas en cuanto a la emisión de gases

0 Comentarios
cargando