Ir a contenido

La consulta antitaurina de San Sebastián sigue adelante

El consistorio donostiarra solicita permiso a Madrid para poder preguntar a los vecinos si desean que se ceda un espacio público para celebrar corridas

Su primer intento fue suspendido por los tribunales por no ajustarse a la normativa estatal, por lo que ahora abren otra vía

Aitor Ubarretxena

El diestro Sebastià Castella, en una corrida en la Semana Grande, en el 2012.

El diestro Sebastià Castella, en una corrida en la Semana Grande, en el 2012. / Javier Etxezarreta

El Ayuntamiento de San Sebastián persiste en su propósito de celebrar una consulta antitaurina el próximo mes de febrero, y para ello solicitará al Gobierno español permiso para preguntar a los vecinos si desean destinar un espacio público a la celebración de corridas de toros. De esta forma, el consistorio acepta que su primer intento, que pretendía realizar la consulta sin la autorización de Madrid, no tiene por ahora recorrido e inicia otra vía con un nuevo planteamiento.

San Sebastián mantiene su empeño por permitir la celebración de una consulta solicitada por más de 9.000 ciudadanos a finales del año pasado. El alcalde donostiarra, el peneuvista Eneko Goia, ha admitido que “no pedimos permiso a Madrid por gusto, sino por necesidad”. También la concejala de Participación, Duñike Arigrezabalaga, ha explicado que esta vía es “la más rápida y la que ofrece más garantías”. Han apoyado esta opción los concejales de PNV PSE, que integran el Gobierno local, e Irabazi, mientras que EH Bildu se ha abstenido y el PP ha votado en contra.

Inicialmente, Goia había intentado convocar la consulta a través del Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas, pero esta norma ha sido anulado por el TSJPV, con lo que esa estrategia queda cegada a la espera de que los tribunales decidan sobre el recurso presentado por el propio ayuntamiento. Entre tanto, se acoge ahora, contra su voluntad, a la Ley de Bases del Régimen Local, que recoge que además de la mayoría absoluta del pleno, es preceptiva la autorización del Gobierno central para realizar una consulta popular. El alcalde advierte que aunque no será vinculante, sí atendería a una "mayoría contundente".

A VUELTAS CON ILLUMBE

El recinto multiusos de Illumbe, de propiedad municipal, es el único recinto que permite la celebración de corridas en San Sebastián, por lo que si el consistorio deja de cederlo para ese fin, no habría toros en la Semana Grande donostiarra. Casualmente, el coso taurino es el único inmueble de Illumbe que el ayuntamiento ha mantenido bajo su propiedad, ya que acaba de sacar a la venta todo el complejo, situada en una vaguada de la ciudad.

De este modo, la decisión sobre la consulta antitaurina en San Sebastián quedará en manos del Consejo de Ministros que surja del nuevo Gobierno español. Precisamente, los votos en contra de los ediles populares en el consistorio donostiarra hacen sospechar a las formaciones defensoras de la consulta que la decisión de Madrid puede ser negativa.

UNA EUSKADI DIVIDIDA

San Sebastián sería la primera capital vasca en realizar una consulta antitaurina, aunque también hubo intentos en Bilbao el pasado año. Sin embargo, el ayuntaniento bilbaíno, también en manos del PNV, consideró entonces que ese debate "no existe en la ciudad", ya que en las permanentes encuestas que realizan entre a los vecinos sobre sus preocupaciones, este tema "no aparece ni de lejos".

El curioso comportamiento del PNV, que defiende posturas contrarias en dos ciudades situadas a 100 kilómetros una de la otra, refleja la profunda división de la sociedad vasca. En Euskadi conviven, en calma tensa, amantes de la tauromaquia y quienes quieren desterrar un espectáculo que tachan de anacrónico sanguinario. Los festejos celebrados en las tres capitales vascas, y en otras localidades menores, tienen numerosos seguidores, aunque su número va decreciendo. Con todo, en San Sebastián se agotaron los abonos el pasado mes de agosto en una feria que sirvió de termómetro para medir la fidelidad de los aficionados. Bien es cierto que los organizadores, en un intento de echar toda la carne en el asador, pusieron en el cartel a El Juli y a José Tomás. Y ya han anunciado que están trabajando, pese a todo, en la feria del próximo año.

Catalunya, blindada

El Govern considera que Catalunya está blindada para que no vuelvan a celebrarse corridas de toros en la comunidad. Así lo expresó este jueves el ‘conseller’ de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull. Según él, hay un “muro de contención” normativo suficiente para eludir la decisión del Tribunal Constitucional de anular el veto a los toros, aunque no descarta, si fuera necesario, redactar nuevas normas o leyes que hagan imposible las corridas.

Ese muro de contención es, según especificó Rull, desde la ordenanza municipal de Barcelona que prohíbe las corridas de toros, hasta las leyes de defensa de la infancia, de salud pública, espectáculos y de protección de los animales. Rull, de forma taxativa, volvió a asegurar que “no habrá corridas de toros en Catalunya”.