Ir a contenido

El presunto asesino de Pioz confiesa el crimen de su familia

El sobrino de los fallecidos que se entregó en Brasil afirma que no lo hizo por dinero ni por celos

El asesino de Pioz, François Patrick Nogueira Gouveia, cuando fue detenido.

El asesino de Pioz, François Patrick Nogueira Gouveia, cuando fue detenido. / EFE / PEPE ZAMORA

El joven acusado del crimen de la familia brasileña que residía en un chalet de Pioz (Guadalajara) ha confesado el crimen en su declaración ante la Guardia Civil, aunque no ha dado detalles. Patrick Nogueira Gouveia, sobrino y primo de las víctimas, un matrimonio y sus dos hijos, de 4 y 1 años, afirmó que no lo hizo ni por celos ni por dinero. Este viernes por la tarde estaba previsto que declarara ante el juez.

La investigación de la Guardia Civil, en coordinación con el Juzgado de Instrucción Número 1 de Guadalajara, ya determinó "sin ninguna duda" que este joven brasileño asesinó y descuartizó también a los padres de ambos niños, su tío Marcos y la mujer de éste, Janaína.

ENTREGA VOLUNTARIA

Nogueira llegó este jueves a las 17.00 horas a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara, donde fue increpado por dos personas que tenían la doble nacionalidad brasileña y española y que llegaron a gritarle que tenía suerte de estar en España porque en Brasil estaría muerto.

Antes de viajar en avión a Madrid y entregarse voluntariamente a la Guardia Civil, las autoridades españolas habían cursado varias requisitorias a Brasil pidiendo su detención y extradición, algo que fue negado por este país que, además, solicitaba que se le enviaran las pruebas que incriminaban a su nacional.

El joven llegó el miércoles a Madrid después de entregarse voluntariamente tras las conversaciones que los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y de la Policía Judicial de este cuerpo en Guadalajara mantuvieron durante varios días con la familia de Patrick en Brasil.

CONVERSACIÓN CON LA FAMILIA

Los familiares se convencieron de que el sospechoso tenía que presentarse a la Justicia en España, porque, además, la Guardia Civil tiene muy bien atados todos los indicios que apuntan al joven.

El joven viajó solo en el avión comercial de la compañía Latam y cuando ya estaba dentro de la aeronave, y antes de despegar, avisó a la Guardia Civil de que venía de camino.

Todo parece indicar que en la decisión ha pesado mucho la convicción de que en España el supuesto autor tendría un juicio más objetivo y un internamiento en una prisión muy diferente al que tendría en las brasileñas