Ir a contenido

LA EXPLOTACIÓN COMERCIAL DE LA IMAGEN DE LA MUJER

El espejismo de la moda 'curvy'

Los expertos ven en el diseño para mujeres normales solo márketing, no un cambio real

«El negocio es mucho más que vender ropa: cirugía, cosmética, 'fitness', dietas...»

CARME ESCALES / BARCELONA

Desfile de moda en la Feria de Milán.

Desfile de moda en la Feria de Milán. / MIGUEL LORENZO

«Ojalá me equivoque y el fenómeno 'curvy' haya llegado para quedarse y nos indique que algo en el mundo de la moda está cambiando», expresa Inmaculada Urrea. Pero a ella, con más de 25 años en contacto con diseñadores -ella lo ha sido también-, modistos, grandes y pequeñas firmas de moda, formada en Humanidades y Filosofía y profesora en escuelas de moda, no la convencen de un presagio así.

Su sentencia es rotunda: «¿Quién viste a las modelos de pasarela? En un 90% o 95% son diseñadores homosexuales obsesionados por una figura 

Inmaculada Urrea

PROFESORA DE MODA

"Al poder nunca le interesará que la imagen 'curvy' esté normalizada. El modelo de mujer objeto rinde más"

femenina delgadísima, muy lejos de la mujer real. En realidad, dibujan esa figura femenina a imagen y semejanza de un ideal al que ellos aspirarían. Al hombre heterosexual le encanta la mujer con curvas».

«Ya sé que lo que digo no es políticamente correcto», añade. «Otra cosa es que algunas firmas aprovechen el movimiento popular -que tiene un efecto péndulo y de vez en cuando vuelve a hacerse oir- y sepan ver la oportunidad de mercado que hay ahí. Pero, para mí, marcas como Violeta (que Mango creó en el 2013 para la mujer 'curvy') son algo anecdótico», señala. «El modelo de la mujer objeto es mucho más rentable que el de una mujer que no necesita exhibir su cuerpo. Al poder nunca le interesará que la imagen 'curvy' esté normalizada. El gran capital marca la moda, y tras ella están cirugías estéticas, y los mercados del 'fitness', cremas y dietas adelgazantes. Ese es un negocio mucho mayor que el de la mera venta de ropa», puntualiza. «Y, lo peor de todo es que ese canon de belleza establecido, de una modelo que representa al 2% de la población mundiales un signo más de violencia de género», concluye Urrea.

ESTRATEGIA DE MÁRKETING

 «La moda inventa conceptos, como líneas o colecciones ecológicas, unisex o ahora la moda 'curvy', pero en el fondo no dejan de ser estrategias para vender más». Lo afirma José Luis del Olmo, autor de 'Marketing de la moda' (Eiunsa, 2005). Su opinión sobre el fenómeno 'curvy' también es clara:

Núria Aragonès

PROFESORA DE HISTORIA DE LA MODA

"Las pasarelas se han hecho poco eco de lo 'curvy', sería arriesgado pensar que esta moda hará historia"

«'Curvy' es un nombre mucho más amable para generar demanda en un mercado con necesidades de patronaje específicas, para evitar hablar de talla XXL o de mujeres gordas». «Las marcas orientan su oferta con patrones especiales hacia una necesidad real, sí, pero en realidad es un tema puramente de márketing», agrega Del Olmo, director del postgrado de Márketing y Dirección Comercial de la Universitat Abat Oliba, exdirector comercial de Pronovias y experto en moda.

ALIENTO DE BLOGUERAS

Expertos y expertas en moda, que tratan sobre ella en sus aulas y despachos, coinciden también en apuntar que el fenómeno 'curvy' ha ayudado a la industria a percibir posibilidades en un campo por explotar, y lo ha hecho gracias a otro fenómeno: el de las blogueras. «Las blogueras 'curvy' son grandes 'influencers' en la opinión de clientes potenciales, y por ello la industria las escucha», expone Núria Aragonès, historiadora de la moda, profesora del Departamento de Historia del Arte de la UB y en la escuela superior oficial de Diseño LCI Barcelona.

Aragonès también piensa que no es oro todo lo que reluce en la irrupción de lo 'curvy'. «Afecta esencialmente al 'retail' (punto de venta), las grandes pasarelas internacionales se han hecho poco eco de ello, por eso resultaría arriesgado hablar de una trascendencia mayor en el devenir de la historia de la moda», declara la especialista en moda. «La moda que vemos en los desfiles es eminentemente aspiracional, y no nos debería extrañar demasiado que las modelos proyecten una imagen más ideal -en un sentido conceptual-, que real. Por ello, las experiencias puntuales con modelos 'curvy' hacen pensar más bien en una operación de márketing que en un cambio real de mentalidad», añade Aragonès.

«El sistema es muy cruel, no le interesa que las personas tengan un criterio propio», expresa el psicólogo social y profesor universitario que ha estudiado

José Luis del Olmo

DIRECTOR POSGRADO UNIVERSITAT ABAT OLIBA

"La moda inventa conceptos, como puede ser ahora lo 'curvy', pero solo es una estrategia para vender más"

el concepto de la aceptación del propio cuerpo, Salvador García. «La autenticidad es un valor ético muy importante, porque regula tus elecciones pero, como todos los valores, si no se cultiva, no crece. Y, ni en los espacios formativos, laborales, familiares, ni tampoco en la esfera política priorizan la formación en valores», lamenta.

Pero quien alimenta el mercado 'curvy' se defiende. «Es una reivindicación del propio público, a la que en Mango hemos estado atentos, y le hemos dado respuesta creando Violeta, con colecciones que se adaptan a más perfiles morfológicos que merecían atención», dice Guillermo Corominas, director de Comunicación de Mango.

Violeta, Elena Miró o Marina Rinaldi son firmas que ya visten curvas con normalidad. «Estamos en el inicio, queda mucho trabajo por hacer, una labor de concienciación y de apertura de la mente, pero ya hemos pasado la primera barrera», opina Mireia Verdú, exmodelo -fue finalista en Miss Mundo- y hoy directora de Francina Models, una agencia con modelos 'curvy'.