Ir a contenido

"La situación de las becas y las matrículas es injustificable"

El presidente de los rectores españoles, Segundo Píriz, exige la recuperación de las ayudas a los estudiantes

Los responsables de las ocho universidades públicas catalanas pactan un manifiesto en que exigen la rebaja de tasas

MANUEL VILASERÓ / MADRID / MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Estudiantes en un examen en la facultad de Biología de la UB.

Estudiantes en un examen en la facultad de Biología de la UB. / FERRAN NADEU

Las tasas, las becas, los magros recursos que llegan procedentes de las arcas públicas, la precaria situación laboral de los profesores e investigadores más jóvenes, una reforma estructural que nunca llega… La universidad española se siente más amenazada que nunca, tras un lustro de recortes presupuestarios y de promesas incumplidas. Los rectores, que ven además con preocupación cómo el número de estudiantes se ha estancado (en algunas autonomías la matrícula ha caído claramente), han empezado a organizarse para exigir que la situación se revierta.

Y si este jueves ha sido el rector de la Universidad de Extremadura y presidente de la Conferencia de Rectores Universitarios de España (CRUE), Segundo Píriz, el que ha llamado a "aumentar el esfuerzo inversor de las administraciones", en los próximos días serán los rectores de las universidades públicas catalanas quienes se sumen a este clamor. Será a través de un manifiesto, finalmente consensuado por los responsables de las ocho universidades que reciben fondos de la Generalitat, en el que reclaman una mejor financiación, más margen para poder autogestionarse y la reducción de las tasas que pagan los alumnos. El pasado junio, en un primer momento de las conversaciones mantenidas para pactar este manifiesto, la rebaja exigida de precios de matriculación se situó en torno al 30%.

“La supervivencia del nivel académico de las universidades está en juego”, alertaba la semana pasada, en su discurso de inauguración de curso, la rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Margarita Arboix. “Ya estamos viendo cómo en los ‘rankings’ internacionales las universidades españolas -y no quedan excluidas las catalanas-, van perdiendo puntos y, sin lugar a dudas, los recortes sufridos en estos últimos años están haciendo mella”, agregaba Arboix.
 
“Mientras la universidad catalana dispone, de media, de unos 7.000 euros por estudiante, otras universidades bien situadas en las clasificaciones internacionales, como Amberes (en Bélgica) o Queensland (en Australia), cuentan con 20.000 euros por alumno”, ilustraba recientemente el rector de la Universitat Rovira i Virgili (URV), Josep Anton Ferré.

"AUTÉNTICA EMERGENCIA"

"Estamos en una situación de auténtica emergencia que acabará repercutiendo gravemente en la futura competitividad como país", ha alertado por su parte el rector Píriz. La caída de la inversión en I+D es del 21% en fondos públicos y del 40% en privados, según recoge el informe sobre las cifras de la universidad española elaborado por la CRUE.

La reducción de las plantillas de las universidades, impuesta por los recortes, ha provocado, según Píriz, otro efecto perverso: "Impedir la entrada de los talentos más jóvenes que han sido obligados a expatriarse".

Píriz, ha condenado por "injustificable" la actual situación de las becas y los precios de las matrículas, que considera un auténtico "atentado a la igualdad de oportunidades". “Resulta imprescindible revisarlos si queremos cumplir con el objetivo de la UE de que el 40% de la población con estudios superiores en el 2030”, ha añadido. Actualmente el porcentaje es del 34%.

COSTE SOBREVENIDO

Las universidades catalanas, además, protestan porque están asumiendo el coste de los estudiantes becarios que no cubre el Ministerio de Educación con sus becas. Las ayudas que otorga el Gobierno sirven para pagar las matrículas de 1.100 euros que abonan de promedio los universitarios españoles, pero en Catalunya las tasas son casi el doble, 2.011 euros.

“Es urgente, por todo ello, que en un corto espacio de tiempo volvamos a los presupuestos del 2010. La Autònoma ha perdido en estos años un 20% de su presupuesto y esto hace peligrar muchos proyectos docentes y de investigación”, señaló la rectora Arboix.

Con todo, el presidente de los rectores españoles ha destacado que a pesar de dificultades, el rendimiento académico ha mejorado un 21% en las universidades públicas y un 4% en las privadas, al tiempo que se ha reducido el número de titulaciones con menos de 40 alumnos.