Ir a contenido

Los 'hoteles pirata' de Lloret echan el cierre tras recolocar a los clientes

La policíoa municipal ha supervisado la operación de desalojo y clausura de los establecimientos

El operador de los turistas asegura que devolverá el dinero de la accidentada estancia a los afectados

Ferran Cosculluela

José Luis Velasco, el empresario hotelero denunciado en Lloret.

José Luis Velasco, el empresario hotelero denunciado en Lloret. / Joan Castro ICONNA

El plazo dado por el Ayuntamiento de Lloret para la clausura del hotel Marina Sand se ha cumplido, con una prórroga de unas horas, y la empresa responsable de los clientes, Worltomeet, ha conseguido recolocar finalmente a los más de 600 turistas afectados en diferentes establecimientos de Lloret, Blanes, Platja d'Aro y otras localidades de la costa, según han confirmado fuentes de la empresa, que ha denunciado la poca colaboración que ha recibido del ayuntamiento para llevar a cabo esta tarea y que ha asegurado que devolverá el dinero a todos los clientes.

Pasadas las nueve de la mañana, cuando expiraba el plazo oficial, el establecimiento se ha ido vaciando poco a poco, como si fuera un reloj de arena. Varios grupos de turistas italianos y de bosnia que acababan hoy sus vacaciones han sido de los primeros en salir, mientras en paralelo la agencia Worldtomeet trabajaba a marchas forzadas para acabar de recolocar a los últimos clientes que todavía no contaban con un lugar en el que alojarse tras el cierre del hotel, y que fuentes de los trabajadores del establecimiento cifraban en unas 10 habitaciones.

CONTROL POLICIAL

Pasadas las nueve de la mañana, dos agentes de la Policía Local de Lloret han entrado en el Marina Sand para hablar con los responsables y comprobar que el hotel se estaba vaciando. El plazo dado por el ayuntamiento acababa a las nueve de la mañana, aunque posteriormente se ha ampliado hasta las 11 horas para dar más tiempo a la agencia. Poco antes del mediodía, unos operarios han cerrado con un candado las puertas del hotel.

En el hotel Savoy, que también ha sido clausurado hoy, las escenas han sido muy parecidas, aunque se trata de un establecimiento de menor capacidad. Representantes de la agencia Worldtomeet han lamentado lo sucedido y han afirmado que su empresa tendrá que pagar tres veces por cada cliente. Una por la estancia en los hoteles que han sido cerrados, dos por la recolocación en otros establecimientos, y tres porque se les devolverá a todos el dinero íntegro de su estancia en Lloret. 

DEVOLUCIÓN DEL DINERO

Con el Marina Sand y el Savoy son ya cuatro los hoteles de la cadena dirigida por el empresario José Luis Velasco Blanco que han tenido que cerrar sus puertas tras descubrirse que todos ellos tenían la luz pinchada ilegalmente. En el caso del Marina Sand, que es el hotel de mayor capacidad, se da el agravante de que, además de la electricidad, también estaba ilegalmente conectado a la red de gas.

Muchos de los clientes que han salido esta mañana del hotel acababan hoy sus vacaciones. Otros, como Manuela Muñoz y su marido, han tenido que adelantar su salida. “Nos teníamos que quedar hasta el domingo, pero hoy nos han dicho que nos teníamos que ir y que nos devolverían el dinero de los dos días que faltan”, ha afirmado.

Esta vecina de Badalona ha explicado que llegaron el jueves de la semana pasasda y que tenían reserva para uno de los dos hoteles que cerraron en primer lugar (el Sun Village y el Mediterranean Sand). “Nos dijeron que tenían que hacer unas obras o algo así y nos trajeron a este hotel. Y ahora nos dicen que nos tenemos que ir, pero no nos han dejado claro el motivo”, ha añadido.

La empresa echa mano de la teoría de la conspiración

Yosif M. Gharbaoui, representante legal del grupo que gestiona los hoteles cerrados, al frente del cual está el empresario José Luis Velasco, ha echado mano en la tarde de este viernes de una teoría de la conspiración para negar que su cliente haya cometido “ningún fraude”.

Según este letrado, que hace 24 horas que defiende a Velasco, “Endesa ha cortado el suministro a los hoteles de forma improcedente” y, en paralelo, “se ha filtrado de forma interesada información que no es veraz porque no se ha cometido ningún fraude de ningún tipo”.

El abogado ha insinuado que el incendio del generador que provocó el descubrimiento de que la luz estaba pinchada fue intencionado, ya que es “muy extraño que un generador de última generación se incendie de esa manera”. Gharbaoui ha afirmado que el caso responde a “un boicot” de determinadas entidades y personas (sin decir cuáles).

A pesar de las peticiones de los periodistas, el abogado ha rehusado mostrar los contadores de gas del hotel Marina San (Gas Natural afirma que no hay). Tampoco ha accedido a presentar facturas que acrediten que habían pagado la luz hasta la fecha.