Ir a contenido

La UB repite entre quejas el examen de empresa robado en julio

La policía calcula que más de 200 alumnos vieron el test y que los cuatro autores del robo se embolsaron hasta 3.000 euros

MARIA IGLESIAS / BARCELONA

Alumnos en la UB  acceden al aula para repetir el examen de Administracion de Empresas que fue robado en la convocatoria de julio.

Alumnos en la UB  acceden al aula para repetir el examen de Administracion de Empresas que fue robado en la convocatoria de julio. / JORDI COTRINA

Los alumnos de Administración y Dirección de Empresas de la Universitat de Barcelona se han enfrentado este lunes a una prueba que demuestra que los atajos no son siempre el camino más directo a la meta. Y no es para menos, después de que la Facultad de Economía y Empresa descubriera que el examen de Fundamentos de la fiscalidad había sido robado y vendido entre los estudiantes.

 “Con lo que ha pasado, no sabemos qué nos vamos a encontrar en el examen”, declaraba en la entrada uno de los alumnos.

Según los Mossos, más de 200 alumnos de los 354 que realizaron la prueba el pasado 5 de julio podrían haber tenido acceso al cuestionario, aunque ninguno reconoce haberlo tenido en sus manos.

La decana, Elisenda Paluzié, se vio obligada a invalidar la prueba. “Saber quién ha visto el examen es imposible por lo que optamos por repetirlo”, explica.

RECUPERACIÓN DEMOCRÁTICA

Para que la nueva recuperación fuera democrática para los alumnos no implicados, se ha facilitado a un total de 13 personas en el extranjero que hagan las pruebas a distancia y, aquellos que no han podido acudir, podrán hacerlo el próximo día 15. el examen ha sido enteramente de tipo test para tener las notas este mismo martes y normalizar la matriculación.

 “Es la segunda vez que me preparo para esta prueba y ha sido muy fácil”, asegura Patricia Alcantara, tras el examen. “Ha sido muy asequible, más fácil que el anterior”, comenta Guillem Cano, cuya opinión es generalizada.

La mayoría de los que se han examinado coinciden la repetición de la preuba es una injusticia.  “El anterior examen pude preparármelo, pero este no porque trabajo”, explica David Campos.

Otros, como Sofía Gómez, se indignan porque la universidad pase por alto el fraude de algunos alumnos. “Muchos de los que compraron el examen, estaban aquí”, asegura esta estudiante a quien le ofrecieron comprar el cuestionario a través de Whatsapp.

UNA VENTAJA DE 300 EUROS

La alarma saltó cuando la coordinadora de la asignatura recibió un aviso anónimo el día después de la prueba en el que se informaba del robo del examen a través del correo personal de un profesor. La facultad comprobó que una veintena de alumnos había reproducido el mismo error que aparecía en el borrador de las soluciones.

Los Mossos citaron a varios de estos jóvenes, que confesaron haber pagado entre 20 y 300 euros por el cuestionario, y lograron identificar a los cuatro responsables.

Dos de ellos se encargaron de sustraer el documento y los otros dos lo vendieron entre sus compañeros por una cifra total que podría superar los 3.000 euros, según los Mossos. Ahora, se enfrentan a la acusación de robo y descubrimiento y revelación de secretos, además de su expulsión del centro.

BAJO ÍNDICE DE APROBADOS

"'Hackear' y robar a un profesor es algo muy grave", lamenta Paluzie. "No podemos dejar de usar la tecnología, por lo que hay que concienciar  a los alumnos para que vean que esto va en contra de los valores éticos que les inculcamos", añade.

La asignatura en cuestión, Fundamentos de la fiscalidad, es una de las más duras de la carrera, con un índice de aprobados que apenas supera el 50% de entre los mil estudiantes que se presentan a evaluación cada año, según explica la profesora de la UB Pilar Sorribas.