Ir a contenido

fraude en el suministro eléctrico

Ya son tres los hoteles de Lloret denunciados por tener la luz pinchada

Los establecimientos afectados pertenecen al mismo empresario y dos de ellos han sido cerrados cautelarmente

Ferran Cosculluela

Fachada interior y piscina del hotel Mediterranean Sand de Lloret de Mar.

Fachada interior y piscina del hotel Mediterranean Sand de Lloret de Mar.

Ya son tres los hoteles de Lloret de Mar denunciados por tener el suministro eléctrico pinchado a la red general de abastecimiento. Los tres establecimientos son del mismo grupo, dirigido por el empresario José Luis Velasco Blanco. Dos de ellos, el Sun Village y el Savoy, fueron descubiertos el pasado viernes, después de que se produjera un incendio en el generador de gasoil que el primero de ellos tenía instalado en una azotea.

Ahora se ha detectado que un tercer establecimiento de esta cadena, el Mediterranean Sand, también está llevando a cabo este tipo de fraude. Técnicos de Endesa han comprobado que captaba ilegalmente la corriente de un centro de transformación que la compañía tiene en la vía pública, según ha informado la agencia ACN.

CLIENTES RECOLOCADOS

Fuentes municipales han explicado que el Sun Village y el Mediterranean Sand han sido cerrados cautelarmente, a la espera de que los propietarios regularicen el abastecimiento de suministro eléctrico con la compañía distribuidora. Esta medida ha obligado a recolocar a cerca de 300 clientes en otros establecimientos hoteleros.

El Savoy, por el contrario, permanece abierto, ya que, una vez que se cortó el puente ilegal con el que había pinchado la corriente, el establecimiento se está abasteciendo de energía a través de un generador de gasoil. Además, en las próximas horas se colocará otra máquina de este tipo para garantizar el servicio y que no haya sobrecargas.

El alcalde en funciones de Lloret, Jordi Orobitg (ERC), ha lamentado la forma en la que Endesa ha gestionado este incidente, ya que considera que no se ha tenido en cuenta las repercusiones que podía tener para terceros (los clientes) el cierre de los establecimientos.

DAÑO A LA IMAGEN DE LLORET

Orobitg ha destacado que el ayuntamiento es consciente de que no se pueden permitir este tipo de fraudes, pero también ha recordado que los problemas con el suministro de estos establecimientos se remontan al mes de abril y considera que bien se podría haber actuado antes y no esperar al ecuador de la campaña turística, con los hoteles llenos, para hacerlo.

"Además de tener graves consecuencias para terceros, se ha dañado la imagen de Lloret, cuando el ayuntamiento desconocía los problemas que había entre la compañía y estos establecimientos", ha insistido.