Ir a contenido

TRANSPORTE PÚBLICO

Nuevo retraso en el estreno de la T-Mobilitat, que se desplegará en el 2017

Rull avanza que el sistema tarifario se presentará durante el Mobile Word Congress

El Govern prevé que la tecnología 'contactless' se extienda por toda Catalunya en el 2018

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Una mujer valida su billete en una estación de metro de Barcelona.

Una mujer valida su billete en una estación de metro de Barcelona. / SERGIO LAINZ

La T-Mobilitat, el nuevo sistema tarifario integrado basado en la tecnología de validación sin contacto que permitirá pasar de la banda magnética al chip, se empezará a implantar finalmente en Barcelona y las seis coronas metropolitanas en el 2017, pese a que se preveía que fuera una realidad este mismo año. Se extenderá al conjunto de Catalunya en el 2018, según la nueva previsión del Govern, que a mediados del 2014 prometió, en primera instancia, que todo estaría en marcha en el 2015

Así lo ha avanzado el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, en una entrevista concedida a Europa Press: "Se trata de la apuesta tecnológica más importante que se hará en el conjunto de Europa en transporte público". Por ello, Generalitat, Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) y Ayuntamiento de Barcelona realizarán una presentación pública en el Mobile Word Congress (MWC), cuya próxima edición se celebrará del 27 de febrero al 2 de marzo. Lo que no ha concretado es si el sistema ya estará en marcha o si se desplegará tras la feria.

Pese al retraso en su puesta en marcha, los viajeros, si de nuevo no hay baile en el calendario, sí podrán ver este mismo año la instalación de la nueva maquinaria en la entrada de las estaciones. En cuanto se ponga en funcionamiento, el nuevo billete convivirá con los títulos actuales -hasta 84 modalidades distintas- durante un tiempo para facilitar al usuario el cambio tecnológico

RECELOS SOBRE LA PRIVACIDAD

El despliegue de este nuevo título levantó recelos entre entidades de usuarios como Stop Pujades o Promoción del Transporte Público (PTP) en cuanto a la gestión de los datos y el mantenimiento de la privacidad de los usuarios por parte del operador privado SOC Movilidad, en el que se integra el consorcio formado por Caixabank, Fujitsu, Indra y Marfina, el adjudicatario del contrato. Parte del retraso en la implantación de este nuevo sistema se debe a que Generalitat, ATM y consistorio han renegociado un acuerdo para introducir modificaciones que mejoren el control público del proyecto

La T-Mobilitat sustituirá los 84 abonos actuales (14 tipos de títulos por seis zonas de transporte) y su tecnología 'contactless' incorpora un chip electrónico que se podrá implantar en la propia tarjeta y en otros soportes como relojes, pulseras, ropa y en teléfonos móviles que dispongan de la tecnología Near Field Communication (NFC). El sistema mantiene las bonificaciones sociales para familias numerosas, monoparentales, jubilados y desempleados, y permite conocer el perfil del usuario de transporte, que dispondrá de un registro y un acceso directo a su cuenta.