Ir a contenido

"Ayuda a crear sinergias con otros compañeros"

Thais Zorrilla y Ricard Sanz dejaron Barcelona para instalarse en Vulpellac con una empresa de experiencias turísticas

CARMEN JANÉ / BARCELONA

Thais Zorrilla y Ricard Sanz, fundadores de Vivelus, en el ’coworking’ de Vulpellac.

Thais Zorrilla y Ricard Sanz, fundadores de Vivelus, en el ’coworking’ de Vulpellac. / Gloria Sanchez Bartolome

Thais Zorrilla y su pareja Ricard Sanz dejaron Barcelona hace seis años, cuando a ambos les salió trabajo fuera de la ciudad y optaron por ir a vivir a 75 kilómetros de sus respectivos empleos. Entre Figueres, donde trabajaba ella, y Sabadell, donde estaba él, optaron por Vidreres (Selva). Al cabo de cuatro años, lo dejaron todo y se fueron a Vulpellac (Baix Empordà), para crear una empresa de turismo "diferente", Vivelus.com, que vende experiencias habitualmente ajenas al turista como hacer de pastor con un rebaño, recorrer viñas en bicicleta, tener acceso preferente a artistas en festivales o hacer rutas por Girona con los extras de la serie 'Juego de tronos'.

"Cuando viajamos nos gusta hacer otras cosas distintas a las que hacen los turistas. Lo presentamos como idea de negocio y ganamos el concurso de Startup Competition de Conector, en el que estaba Quim Gudayol, impulsor del 'coworking' de Vulpellac. Y nos convenció para venir a vivir aquí", recuerda Zorilla. En año y medio han pasado de dos sillas a ampliar despachos y plantilla. "La empresa la podríamos haber montado en cualquier sitio, pero teníamos claro que no queríamos volver a la gran ciudad. Bajamos a Barcelona una vez por semana y hacemos las reuniones por Skype. Ya no aguantamos Barcelona en un día laborable. A la buena vida te acostumbras rápido", confiesa.

Lo del 'coworking' en su caso también tiene un componente familiar. "Somos compañeros de trabajo y pareja, y necesitamos preservar nuestro espacio para cada ámbito", señala. "También ayuda a crear sinergias con otros compañeros y a comercializar actividades conjuntas. No solo son tus compañeros de despacho, también te vas de juerga con ellos", afirma.