Ir a contenido

Cañonazos en el mar

La mayoría de alegaciones presentadas contra el proyecto Medsalt-2 inciden en los daños que los sondeos causan a cetáceos, tortugas y otras especies

Ferran Cosculluela

Protesta contra los sondeos sísmicos en aguas de Baleares, en febrero del 2014.

Protesta contra los sondeos sísmicos en aguas de Baleares, en febrero del 2014. / AFP / JAIME REINA

Las administraciones y las asociaciones conservacionistas que han presentado alegaciones han esgrimido razones de peso a la hora de oponerse al proyecto de prospecciones sísmicas Medsalt-2. La dirección general de Espacios Naturales y Biodiversidad de la Conselleria de Medi Ambient balear asegura que la zona en la que se han de llevar a cabo los sondeos "está cerca de espacios próximos a la Red Natura 2000", en los que se ha constatado la presencia de tortugas 'Caretta careta' (de interés comunitario) y cetáceos, entre otras especies, “que pueden sufrir daños por los pulsos acústicos de alta intensidad” necesarios para la confección del mapa cartográfico del suelo marino.

mapa de la exploración de petróleo en el Mediterráneo y Baleares

La ‘conselleria’ también solicita que se amplíe el listado de organizaciones a la hora de consultar la conveniencia del proyecto, para incluir a entidades conservacionistas especializadas como Oceana o Tursiops, así como “a los representantes de las flotas autorizadas para la pesca del atún rojo” y del sector recreativo.

La organización ecologista WWF España expone que existe una necesidad urgente de realizar una evaluación ambiental estratégica de todos los proyectos de sísmica marina previstos en aguas del Mediterráneo, porque esas actividades "son una fuente constante de conflictos y un riesgo para la sostenibilidad de los recursos marinos". En concreto, esta organización señala que el proyecto Medsalt-2 comprende un corredor de migración de cetáceos y afecta a las especies que transitan por él.

IMPACTO ACÚSTICO

Caladeros en peligro

Aliança Mar Blava advierte de que los sondeos sísmicos provocan daños físicos, alteraciones de comportamiento y un incremento del estrés de la mayoría de los peces, incluidos los que se pescan en los caladeros del archipiélago, lo que provoca cambios en la distribución horizontal y vertical de la fauna marina y en la abundancia de peces, con una reducción de capturas, especialmente en los ejemplares de gran talla.

Aliança Mar Blava denuncia que el nivel de ruido que generan los cañones de aire comprimido que se utilizan en las prospecciones "tendrá consecuencias fatales para la fauna marina, incluyendo ballenas y delfines, así como para los peces de interés comercial". También reclama que se tengan en cuenta los impactos significativos que tendrán en los cetáceos de hábitos profundos, como el cachalote, el zifio de Cuvier, el calderón común, calderón gris y el rocual.

En las conclusiones que Medio Ambiente expone en la resolución publicada este miércoles en el BOE, el ministerio admite que la zona a explorar en el Medsalt-2 se encuentra cerca de espacios pertenecientes a la Red Natura 2000. De hecho, según la cartografía aportada por los promotores, varios transectos de los sondeos se hallan en el ámbito territorial de tres espacios protegidos.

PROGRAMA DE VIGILANCIA

Medio Ambiente también considera que, en el documento ambiental entregado al Gobierno, los impulsores del proyecto "no han establecido de forma clara el área de exclusión necesaria para la no afección a cetáceos y tortugas". y que tampoco se puede garantizar que no habrá afectación sobre otras especies de interés como el atún rojo.

Además, el ministerio concluye que existen serias deficiencias en el programa de vigilancia ambiental de los promotores y, entre otros aspectos, no se puede descartar que en las horas diurnas de buena visibilidad se pueda afectar a cetáceos de hábitos profundos no detectados.

Cómo se hace una prospección sísmica para buscar petróleo