01 dic 2020

Ir a contenido

EL MERCADO DE LAS TELECOMUNICACIONES

Bruselas quiere endurecer las normas de privacidad de WhatsApp y Skype

La CE da el paso porque el servicio de estas plataformas se parece cada vez más al de los operadores tradicionales

Una aplicación de WhatsApp en un teléfono móvil.

Una aplicación de WhatsApp en un teléfono móvil. / JUSTIN SULLIVAN (AFP)

La Comisión Europea (CE) prepara una reforma de las normas europeas sobre telecomunicaciones para endurecer los requisitos de privacidad confidencialidad que deben cumplir servicios como WhatsApp Skype, según ha indicado la institución comunitaria.

El Ejecutivo de la Unión Europea (UE) trabaja ya en los cambios legislativos que serán presentados por primera vez en septiembre y concretados más adelante, como adelantó el diario británico 'Financial Times' y ha conformado la portavoz de Mercado Digital Único, Nathalie Vandystadt.

"La Comisión trabaja en efecto en la actualización de las reglas de telecomunicaciones de la UE", ha declarado la portavoz, quien ha precisado que Bruselas da este paso porque los denominados servicios de comunicación "over-the-top" (OTT), que ofrecen plataformas como WhatsApp y Skype, se parecen cada vez más a los que ofrecen los operadores tradicionales.

PROTECCIÓN

En un sector dominado por empresas estadounidenses, la Comisión considera que hay que analizar si "el alcance de las reglas actuales de la UE tiene que ser adaptado para garantizar niveles adecuados de protección del consumidor, así como para asegurar que la legislación no entraña una distorsión de la competencia".

"La próxima reforma del marco comunitario de las telecomunicaciones debe incentivar y estimular una mayor inversión privada en redes de próxima generación, la previsibilidad normativa y las condiciones adecuadas de inversión para que todos los operadores", ha subrayado Vandystadt.

La Comisión da este paso después de publicar a principios de mes los resultados preliminares de una consulta pública sobre la revisión de la directiva ePrivacy, en la que una gran mayoría de los participantes consideró necesaria una mayor regulación específica de la privacidad en las comunicaciones electrónicas.

La revisión de esta directiva es una de las iniciativas clave de la estrategia del Mercado Único Digital con la que la CE pretende garantizar el nivel de protección de los usuarios y unas condiciones equitativas para todos los actores del mercado.