Ir a contenido

HITO EN EL ALT PALLARS

La cabra salvaje se reproduce por primera vez en un siglo en el Pirineo

Agricultura informa de que se han fotografiado crías de esta especie en la zona del Vall de Cardós

Una cabra salvaje con una cría, en la zona del Alt Pallars.

Una cabra salvaje con una cría, en la zona del Alt Pallars. / DEPARTAMENT D'AGRICULTURA

La cabra salvaje (Capra pyrenaica), una especie que se reintrodujo hace dos años en Arieja (Francia) pero que ya ha llegado a los Pirineos catalanes, se ha reproducido por primera vez en el último siglo en Catalunya, en la zona de la reserva de caza del Alt Pallars, donde se han podido observar y captar imágenes de crías.

Según ha informado la Conselleria d'Agricultura, las crías de cabra salvaje han podido ser fotografiadas en la zona del Vall de Cardós, en Lladore, en la zona pirenaica del Alt Pallars, lo que supone la primera documentación gráfica de nacimiento en Catalunya de esta especia desde su reintroducción, hace dos años, en los Pirineos franceses.

Agricultura subraya que es la primera reproducción de la que se tiene constancia en Catalunya de estos ungulados, que desaparecieron del Pirineo catalán entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

CONTROL

El proyecto de reintroducción de este animal (subespecie de la sierra de Gredos) está encabezado por el Parque Natural de los Pirineos franceses, vertiente francesa de la Reserva Nacional de Caza del Alto Pallars (RNCAP), y cuenta con la colaboración del Parque Natural del Alto Pirineo (PNAP), que coincide en parte de su superficie con la reserva.

Los Pirineos como entidad biológica natural y, por tanto, sin fronteras, han hecho que esta especie fuera ocupando territorio a ambos lados de la frontera administrativa desde que se procedió a la liberación. También a partir de esta reintroducción, se inició una importante colaboración en materia de control y gestión entre la RNCAP, el PNAP y el cuerpo de Agentes Rurales.

Hasta comienzos del siglo XX, esta cabra compartía hábitat con el rebeco, ocupando los lugares más altos y accidentados de la cadena montañosa. Muy arisca y poco gregaria, era una de las grandes prioridades gastronómicas entre los habitantes del territorio. 
 

0 Comentarios
cargando