14 jul 2020

Ir a contenido

Los Mossos alertan a los usuarios de Pokémon Go sobre el riesgo de robo al exhibir el móvil

El aviso llega después de que un menor le sustrajera el teléfono a un jugador en Premià de Mar

MARIA IGLESIAS / BARCELONA

Un joven juega a Pokémon Go frente a un anuncio promocional de la aplicación.

Un joven juega a Pokémon Go frente a un anuncio promocional de la aplicación. / REUTERS / KIM KYUNG-HOON

Los Mossos d’Esquadra han lanzado una nueva alerta a los jugadores de Pokémon Go sobre los posibles riesgos que esta popular aplicación puede conllevar, igual que ya hicieron la Policía Nacional y otros organismos de seguridad. A través de su cuenta de Twitter, han señalado que los usuarios pueden ser víctimas de robos mientras hacen uso del juego y recomiendan que no se haga excesiva ostentación de los dispositivos móviles, para evitar estas situaciones.

El aviso llega después de que, el miércoles, un joven usara la intimidación para quitarle el móvil a un menor que estaba jugando con sus amigos en Premià de Mar, tal y como informó la policía autonómica. El chico, también menor de edad, salió corriendo del lugar tras hacerse con el teléfono.

PELIGROS DEL MUNDO REAL

Nada más recibir la denuncia, los Mossos montaron un dispositivo para encontrar al ladrón y, gracias a la colaboración ciudadana, lograron sorprenderle en el jardín de una propiedad privada cercana a la estación de trenes de la localidad, donde se había colado para esconderse. Tras ser detenido, la policía dejó su caso en manos de la fiscalía de menores.

En las redes sociales, han lanzado el mensaje “¿Cazando Pokémon? Vigila que no te cacen el móvil” , y añaden la importancia de prestar atención al entorno, tanto a las personas y a los coches, que “sí son reales”.

No es el primer caso de robo relacionado con el juego para móviles de Nintendo. El uso de la geoubicación que hace Pokémon Go puede servir a los delincuentes para saber dónde se encuentra el jugador o, activando cebos en las ‘poképaradas’, atraerlos a lugares concretos y facilitar así a los ladrones el acceso a sus víctimas.

Ya avisó de ello la Policía Nacional en su campaña 'Hazte con todos con seguridad'. Allí también se recordaba la prohibición de colarse en propiedades privadas o jugar mientras se conduce, además de los posibles accidentes y otros peligros que pueden producirse por ir distraído por la calle.

ROBOS CON VIOLENCIA

En Estados Unidos, el país con mayor número de descargas de la ‘app’, proliferan las denuncias de robos entre los jugadores. El 'modus operandi' de la mayoría de estos ladrones es tan simple como activar cebos en las ‘poképaradas’ para atraer a los posibles objetivos a un lugar concreto y cometer los hurtos con mayor facilidad.

Pueden aprovecharse de las distracciones de los jugadores desprevenidos o actuar de manera más violenta, como ocurrió en el estado de Missouri, donde cuatro adolescentes perpetraron hasta ocho atracos a mano armada valiéndose del exitoso videojuego. La policía londinense también ha dado parte de casos similares sucedidos este fin de semana.