Ir a contenido

El Síndic denuncia el colapso de los centros de acogida de menores extranjeros

Ribó asegura que la sobreocupación contribuye a que los acogidos se escapen y consuman drogas

TERESA PÉREZ / BARCELONA

Un grupo de menores esnifa cola en un solar del barrio de la Ribera. 

Un grupo de menores esnifa cola en un solar del barrio de la Ribera.  / FERRAN NADEU

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha denunciado este lunes el colapso que existe en los centros de acogida de menores extranjeros no acompañados, los que llegan solos a Catalunya. La Conselleria de Afers Socials estima que cada mes recalan en Catalunya unos 40 chavales procedentes, sobre todo, del norte de África. La Generalitat tutela a 3.000 chicos, el 22% de los cuales son extranjeros. La consellera de Afers Socials, Dolors Bassa, ha admitido, en reiteradas ocasiones, la situación de saturación de los centros al reconocer que muchos de ellos "están al límite de su capacidad, lo que implica menos servicios a los niños".

La sobreocupación de las instalaciones para menores ha sido del 15% durante el pasado mes de julio. La Sindicatura recuerda que esta sobreocupación y "los déficts de atención recibida" contribuyen a "escapadas constantes de los centros y al consumo de sustancias tóxicas, como la cola", como ha sucedido con los menores tutelados por el Govern que esnifaban pegamento en un solar del barrio de la Ribera y en la estación de metro de Maragall. Un reciente estudio constataba que 46% de los menores no quiere estar en estos centros. 

ETAPAS DE CRISIS

El número de plazas sobreocupadas (22) equivale a la capacidad que tiene de promedio un centro considerado grande. Ribó ha alertado de que el 25% de los niños extranjeros permanecen en los centros más de los 6 meses que prevé la normativa para que se puedan estudiar los casos. El porcentaje en el 2013 era del 18%. La Sindicatura ha detectado que hay 55 menores (el 33% de los niños acogidos) que aguardan en los centros a que la Direcció General de Atenció a la Infància y la Adolescència (DGAIA), dependiente de Afers Socials, les asigne un recurso asistencial. 

El Síndic ha reclamado a la 'conselleria' que se incrementen los alojamientos en los centros residenciales de educación intensiva (CREI), recintos terapéuticos y pisos asistidos para que se puedan aplicar las medidas de protección adecuadas. Además, ha solicitado que se cree un recurso específico "de deshabituación y desintoxicación, que permita estancias en periodos de crisis, para la atención especializada a los adolescentes con problemas de adicción a sustancias tóxicas". 

0 Comentarios
cargando