13 jul 2020

Ir a contenido

LUTO EN EL MUNDO TAURINO

Muere el torero Víctor Barrio al sufrir una cogida en la feria de Teruel

El diestro segoviano, de 29 años, estaba toreando su tercer toro de la tarde cuando ha resultado herido en el pecho

La feria de Teruel se tiñió de luto en la tarde del sábado tras el fallecimiento del joven torero Víctor Barrio, cogido por el tercer toro de la ganadería de Los Maños, que le metió el pitón por el costado derecho, le alcanzó el corazón y le causó la muerte casi en el acto.

El espada segoviano, de 29 años, estaba inmerso en la faena de muleta a ese primer toro de su lote, cuando el animal se le vino al cuerpo, le derribó y, una vez en el suelo, volvió a embestirle contra la arena.

Inmediatamente fue conducido a la enfermería de la plaza, donde entró prácticamente sin vida. Minutos después, se certificaba su defunción.

DESCONSUELO

La noticia corrió como la pólvora; los tendidos, sobrecogidos, no daban crédito a lo que trascendía desde el callejón de la plaza de Teruel, donde abundaron las lágrimas y los abrazos entre los miembros de la cuadrilla del joven Barrio y los demás compañeros de luces que allí estaban junto a él.

Especialmente significativo fue el llanto desconsolado de Morenito de Aranda, apoyado sobre las tablas del callejón.

Tanto trascendió el suceso que el director de lidia, Curro Díaz, que se había hecho cargo del toro que mató a Barrio, se encontraba en ese momento en la faena al cuarto toro, hizo un gesto a la presidencia para que finalmente se suspendiera el festejo.

El propio Curro Díaz había estado magnífico con el primer toro del festejo, igual que Barrio hasta el momento trágico. Morenito de Aranda poco pudo hacer con su astado, bruto y sin clase, con el que fue silenciado. Tanto Díaz como Morenito pasaron momentos después a la suspensión a la enfermería, junto a las cuadrillas, tras lo que volvieron a salir entre lágrimas y sollozos; la tragedia se había vuelto a adueñar de una plaza de toros española después de 25 años.

La muerte de Víctor Barrio es la primera acaecida en España en lo que llevamos de siglo. Las muertes de los toreros Francisco Rivera "Paquirri" (Pozoblanco, Córdoba, 1984) y José Cubero "Yiyo" (Colmenar Viejo, Madrid, 1985), así como las de los banderilleros "Manolo Montoliú" y Ramón Soto Vargas (ambas en 1992), fueron las últimas muertes en ruedos españoles.