Refuerzos contra las agresiones sexuales en San Fermín

Pamplona lanza una campaña informativa y prepara equipos interdisciplinares para casos de denuncia

Una joven desnuda su torso en medio del gentío tras el chupinazo de los Sanfermines del 2014.

Una joven desnuda su torso en medio del gentío tras el chupinazo de los Sanfermines del 2014. / VINCENT WEST

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO

Pamplona celebrará por segundo año consecutivo San Fermín bajo el paraguas de una campaña que el año pasado fue bautizada con el directísimo nombre de 'Por unas fiestas libres de agresiones sexistas'. Los tocamientos no consentidos, las agresiones verbales o incluso las violaciones han empañado estos últimos años la fiesta mayor de la capital Navarra. La novedad este año, además de un nuevo material informativo que se distribuirá durante las fiestas, es que se ampliará el horario de las oficinas que atienden las consultas de las mujeres que han sido objeto de algún ataque. En la celebración del 2015, esas oficinas recibieron unas 5.000 consultas.

Diversas asociaciones feministas, Andrea Lilak, participan activamente para erradicar este tipo de conductas, que protagonizan hombres, bebidos o no, al abrigo de las aglomeraciones habituales del Sanfermín. Además de las medidas preventivas, el Ayuntamiento de Pamplona instalará cámaras de alta definición para poder identificar a los agresores en caso de denuncia.

PUNTA DEL ICEBERG

Noticias relacionadas

La alarma inicial saltó en el año 2008, cuando una enfermera fue asesinada durante la fiesta. En el año 2011 se presentaron tres denuncias por violación. Sin embargo, los colectivos de mujeres aseguran que esos cosas son solo la punta del iceberg y que la mayoría d elas agresiones no llegan a denunciarse.

Las autoridades son tan conscientes de la gravedad de lo que subyace durante las fiestas que el teléfono de emergencias tiene para los días de San Fermín un protocolo de actuación de emergencia que permite enviar de inmediato en ayuda de la víctima un equipo en el que colaboran la policía, los servicios jurídicos municipales y una psocóloga.