Ir a contenido

Creatividad y rebeldía, las bases del nuevo emprendedor

Los especialistas que participan en el foro de la Fundació Princesa de Girona animan a fomentar el pensamiento crítico y el inconformismo

Ferran Cosculluela

El experto en educación Ian Gilbert aboga por fomentar el pensamiento crítico en las escuelas.

El experto en educación Ian Gilbert aboga por fomentar el pensamiento crítico en las escuelas. / JORDI RIBOT / ICONNA

¿Cómo educar el talento emprendedor desde la escuela? Ese ha sido el eje de la mayoría de las conferencias y actividades que se han desarrollado este sábado en el foro impulsado por la Fundació Princesa de Girona (FPdGi) y que ha contado con la intervención de destacados ponentes, como el experto educativo Ian Gilbert Alison Peacock, artífice del ‘milagro’ de la escuela de Wroxham, ya que en un año consiguió sacar a este centro de educación primaria británico del programa de inspecciones estatales al que estaba sometido por el bajo rendimiento de sus alumnos. Poco después, incluso recibió la calificación de excelente.

Entre las actividades del día, enmarcadas en la tercera Jornada de Educación de la Emprendeduría, dirigidas a la comunidad educativa, también han tenido lugar talleres especializados y mesas redondas con la participación, entre otros, de Pepe Menéndez (de la Fundació Jesuites Educació y uno de los impulsores del proyecto de transformación educativa del programa europeo Horizonte 2020) y Marjo Kyllönen, una especialista finlandesa promotora del concepto de escuela de futuro.

TRANSFORMACIÓN SOCIAL

En la intervención de la mañana, Ian Gilbert, considerado uno de los principales visionarios en el campo de la educación a nivel mundial, ha destacado que la emprendeduría no es, como a veces se piensa, un forma de hacer dinero, sino que se trata de una actitud que también está estrechamente relacionada con el progeso social y que debe afrontar los principales retos de la humanidad, como el cambio climático, la contaminación, las nuevas enfermedades, los refugiados y la emigración, el terrorismo, las guerras.

“Pero para solucionar todos estos problemas no podemos pensar de la misma forma en que se hacía cuando fueron creados. Necesitamos generaciones de jóvenes que rompan con el pasado”, ha afirmado Gilbert, que ha abogado por impulsar una educación en las escuelas que incentive la creatividad y el inconformismo de los alumnos. “Es necesario impulsar una forma de pensar diferente”, ha insistido el experto, que ha pedido a los profesores que potencien el sentido crítico y las dudas de los estudiantes sobre todo lo establecido.

ACTITUD DE "REBELDÍA"

Una actitud der “rebeldía”, que a juicio de Gilbert, no siempre encaja con las buenas notas y el comportamiento módelico que se exige a los estudiantes en los centros académicos. “Hay que enseñarles que hay muchas preguntas sin respuesta, que a veces hay que destruir referentes para crear cosas nuevas y que es necesario desarrollar un pensamiento que se salte los marcos conocidos”, ha insistido.

Y si por la mañana Gilbert ha explicado la teoria, por la tarde Alison Peacock ha dado algunos detalles de la prática y ha mostrado cómo cambió por completo en tres años la escuela de Wroxham. “Me hice profesora porque odiaba el colegio y pensé que así podría cambiarlo”, ha afirmado la directora en lo que ha sido toda una declaración de principios. Creatividad, dar una oportunidad a los niños y maestros para que digan lo que quieren, explorar nuevos sistemas de aprendizaje, crear un entorno de confianza, no etiquetar a los niños ni agruparlos por resultados (“¿cómo se sentirían ustedes si estuvieran en el último grupo?”, preguntaba), invadir la escuela de nuevas experiencias, que los alumnos aprendan algo nuevo cada día y que no sea necesariamente en el aula.

OPORTUNIDADES LIMITADAS

“A veces decimos que los niños tienen capacidades limitadas, pero en realidad no sabemos de qué es capaz cada alumno, lo único que sabemos es que a cada uno les damos oportunidades diferentes. Con nuestro trabajo podemos transformar vidas”, ha animado.

Además de los premios de la fundación, que se entregaron ayer, otro de los pilares de la FPdGi es el fomento de la emprendedoria, con el fin de transmitir a los jóvenes una cultura emprendedora que les permita dar respuesta a sus aspiraciones como ciudadanos y profesionales. Los proyectos impulsados por la fundación pretenden dotarles de herramientas y de un entorno y acompañamiento adecuadoa. El programa Educar el talento emprendedor persigue entrenar estas competencias en el aula a través de la formación específica de los docentes.

Incorporación de 24 nuevos patrones

En la reunión del patronato de la FPdGi, celebrada el viernes, la fundación aprobó la incorporación de 24 nuevos patronos de prestigio que se suman a los 60 miembros que hay en la actualidad y que aportan la totalidad del presupuesto (casi 2 millones de euros) para el funcionamiento y ejecución de sus programas. El objetivo de esta ampliación es incrementar los recursos para potenciar los programas en favor de los jóvenes y diversificar la composición del patronato para incorporar más sectores productivos y ampliar el impacto territorial de sus actividades. Entre los nuevos patrones hay nombres tan destacados como Borja Pascual, consejero de Pascual; Vicente Tardio, presidente de Allianz; Michael Aranda, director general de Lidl en España; Fernando Ruiz, presidente de Deloitte; Hilario Albarracín, presidente de KPMG; Erwin Paul Walter Rauhe, vicepresidente del consejo de administración de Basf; Jesús Acebillo, presidente de Novartis; Rafael González, presidente de Flex; Rosa María García, presidenta y consejera delegada de Siemens; Vicente Cancio, CEO de Zurich; José Folgado, presidente del consejo de administración de Red Eléctrica, o Helena Herrero, presidenta y consejera delegada de HP.

Temas: Empresas