La mejor estudiante de Catalunya: "Con el judo me olvido de todo"

Patrícia Torres, la joven de Tarragona que ha sacado la nota más alta en la selectividad, quiere ser química forense

Patrícia Torres, en la biblioteca del Institut Pons d’ Icart.   / JOAN REVILLAS

Patrícia Torres, en la biblioteca del Institut Pons d’ Icart.  
La mejor estudiante de Catalunya: "Con el judo me olvido de todo"

/

Se lee en minutos

ESTHER CELMA / TARRAGONA

Notas de corte 2016 en Catalunya

Patrícia Torres Ravés, la joven de 17 años de Tarragona que ha sacado la mejor nota de la selectividad en Catalunya, parece sacada de un manual antiestrés: cinturón negro de judo con varios oros, deportista, interprete de violín, lectora voraz, fan de las series -sobre todo, las de investigación criminal y de intriga- y mejor nota con un imponente 9,8.

El truco, dice Torres, es “organizarse bien”, disfrutar al máximo del poco tiempo libre que deja una agenda repleta de actividades y dormir todo lo que se pueda.

En sexto de primaria descubrió la carrera de Bioquímica por casualidad y tuvo claro qué quería ser de mayor. "Siempre me han gustado mucho las ciencias". También series como 'CSI' o 'Mentes criminales' han decantado su vocación. "Me encanta la investigación, el deporte, la policía... por eso quiero ser química forense", explica.

Se matriculará en un doble grado de Bioquímica y Biotecnología en la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona. Las plazas, muy escasas, son muy codiciadas y aunque ella la tiene asegurada, dice que pasa igualmente nervios: "Me gustaría que pudieran entrar algunos amigos que también quieren estudiar esto".

DEPORTISTA

Torres vive en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Allí también está el Campus Sescelades de la URV. Lo tendrá más fácil para ir a clase. Para cursar el bachillerato científico en el instituto Pons d'Icart, en el centro de la ciudad, la acompañaban sus padres y regresaba en autobús.

En el barrio, cada día practica judo en el club Vital Esport y desde primero de ESO, acude a competiciones. En su palmarés constan dos oros en el Campeonato de España y un bronce en el de Europa. Las artes marciales, confirma Torres, ayudan a concentrarse y a serenar la mente. En su caso, además, a esparcirse. "Con el deporte te olvidas de todo", asegura.

Te puede interesar

"Todos los fines de semana estudio un rato, porque cada día entre semana no lo hago, pero siempre voy al día", dice. Le sabe mal haber abandonado los estudios de violín, un instrumento que toca desde pequeña porque "al final sí que hay que sacrificar alguna cosa".

A lo que no renuncia es a evadirse con los mundos de sus libros preferidos. 'Los pilares de la tierra', de Ken Follet, es su favorito absoluto. "Procuro releerlo cada año", afirma. También saca tiempo de donde sea para ayudar a su hermana Natalia, de 14 años. "Con los deberes o para lo que me necesite", concluye.