OPERACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL

Ocho detenidos en una operación contra la mafia rusa en Tarragona

Los arrestados forman parte de una red criminal dedicada al blanqueo de capitales

Un centenar de agentes participan en el dispositivo en el que ya hay ocho detenidos / ATLAS

2
Se lee en minutos
GUILLEM SÀNCHEZ / ESTHER CELMA / BARCELONA / TARRAGONA

La Guardia Civil ha detenido este martes a ocho presuntos miembros de una organización mafiosa rusa acusados de blanquear unos 62 millones de euros en Catalunya procedentes del crimen organizado. Para ello, se servían de una sofisticada estructura empresarial que mezclaba métodos legales con ilegales en un organigrama repleto de compañías pantalla y paraísos fiscales dirigidas por testaferros de primer nivel, según la Guardia Civil.

La llamada 'operación Usura' arrancó en el 2014 y deja un balance de dos presuntos jefes de la mafia rusa arrestados justo cuando acababan de llegar a la costa tarraconense. En total, en esta macro operación tutelada por el Juzgado número 3 de Reus (Baix Camp) han participado más de 180 agentes, la Interpol y dos fiscales anticorrupción.

Está previsto que todos los detenidos pasen a disposición judicial el jueves, si bien se prevé una instrucción muy compleja por sus ramificaciones internacionales.

OPA DELICTIVA

El grupo desmantelado recuperó un método muy popular en los años 90 entre las mafias asiáticas conocido como "raist", una suerte de opa delictiva entre empresas con créditos hipotecarios para justificar cantidades ingentes de dinero. De hecho, los investigadores han hallado más de 120.000 euros en metálico en los casi veinte registros practicados hoy en Reus, Salou, Cambrils y Hospitalet del Llobregat (Barcelona).

La banda actuaba con gran solvencia profesional para mantener este entramado del que se han embargado 142 cuentas corrientes y 191 propiedades inmobiliarias. Fuentes próxmas al caso relacionan esta banda con los clanes rusos de Tambovskaya y Taganskaya y su función era lavar el dinero procedente del crimen organizado.

Según ha detallado la Fiscalía Anticorrupción, este dinero negro  llegaba a España a través de Andorra y de transferencias desde paraísos fiscales y los detenidos -de origen ruso, ucraniano y español - lo invertía en diferentes negocios abiertos en España para ese fin, sobre todo, operaciones inmobiliarias.

ESCRITURAS DE PROPIEDAD

Los registros han hallado decenas de escrituras de propiedad de viviendas que habrían adquirido para blanquear el dinero y en muchas de ellas, los investigadores no tenían constancia de que pertenecían a esta banda.

La Guardia Civil también también ha intervenido numerosos telefónos y dispositivos móviles y abundante documentación de interés policial.

Noticias relacionadas

Además, se ha entregado un requerimiento de documentación a una notaría de Cambrils, cuyo titular se suicidó a finales del pasado mes de mayo tras trascender que supuestamente había desviado más de un millón de euros de sus clientes.

De momento, ninguno de los detenidos ha querido declarar en la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona, adonde se les ha trasladado antes de pasar a disposición judicial.