TRAYECTORIA INTERNACIONAL

De las fiestas de la Mercè al Canal de Panamá

Pirotecnia Igual prepara los fuegos artificiales que celebrarán la ampliación del canal que une el Pacífico con el Atlántico

La empresa fundada en 1890 en Montjuïc lleva cinco toneladas de pólvora a un espectáculo que se retransmitirá este domingo por todo el mundo

El piromusical de las fiestas de la Mercè del año pasado, en Montjuïc. / FERRAN SENDRA

El piromusical de las fiestas de la Mercè del año pasado, en Montjuïc.
Fuegos artificiales en la fiesta de Nochevieja en el litoral de Valparaiso (Chile), producidos por Igual.
Una ceremonia de Copa América. 

/

2
Se lee en minutos
Cristina Savall
Cristina Savall

Periodista

ver +

Con excepción de la conquista de la Luna, tal vez no haya habido mayor reto de ingeniería que la apertura de los dos grandes canales de navegación del mundo, Suez y Panamá. El domingo 26 de junio, el país centroamericano inagurará la ampliación de su canal y, cómo no, lo hará con una gran celebración que llevará como guinda un espectáculo pirotécnico a cargo de una empresa que hace 126 años se fundó en una callecita a los pies de Montjuïc, Pirotecnia Igual. En Barcelona su nombre tal vez no es conocido, pero si su obra. Pirotecnica Igual es la mano que está detrás del piromusical de la Mercè, del 'correfoc' y de la mayor parte de fuegos artificiales que por uno u otro motivo se emplean en las celebraciones de la ciudad.   

"A diferencia de otros espectáculos que hemos producido, el de Panamá tiene una complejidad añadida. Se celebra con luz diurna, por lo que utilizaremos humo de colores, silbidos y truenos", señala Albert Rovira, técnico del equipo que se encarga de la producción desde este país de América Central, que en el 2009 inició un ambicioso proyecto de ingeniería para ensanchar el canal con un tercer juego de esclusas.

Ello permitirá el paso de buques gigantescos, como el portacontenedores Andronikos, de la naviera china Cosco, que cruzará el renovado Canal de Panamá durante la ceremonia de inauguración. "Este barco tardará 10 horas en finalizar el trayecto. A las 6 de la mañana cuando comience su travesía, será nuestra primera intervención pirotécnica en la esclusa del Atlántico, llamada Agua Clara por pertenecer al mar caribeño. Y por la tarde, al llegar al Pacífico, comenzará el gran espectáculo con palmeras muy luminosas. Si el viento lo permite en el cielo dibujaremos la bandera de Panamá con sus colores rojo, blanco y azul", detalla Rovira.

Para ello, un barco, con un contenedor que reúne las condiciones de seguridad que marca la normativa, transportó cinco toneladas de material pirotécnico, pólvora incluida, desde Tarragona a Chile. El viaje duró tres semanas. En Vila-rodona (Alt Camp), la empresa dispone de un segundo centro de produccion de productos especiales. La sede principal ahora se encuentra en Canyelles (Garraf). 

DE RÍO DE JANEIRO A ADU DABI

Noticias relacionadas

Patxi Igual, directivo de la empresa, asegura que este espectáculo no es el más complicado que han producido. "Llevamos años ideando los fuegos artificiales sobre el mar para despedir el año en Río de Janeiro (Brasil) y en Viña del Mar (Chile). También nos encargamos de la pirotecnia de las ceremonias de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de Atenas", recuerda Igual. En estos momentos, la compañía factura cerca de un 80% en el extranjero, porcentaje que esperan aumentar con la apertura de una sede en Abu Dabi. Ahora preparan la provisión de fuegos artificiales con destino a la torre Eiffel de París para la celebración del 14 de julio, el día de la Fiesta Nacional de Francia. "Los principales competidores son los chinos, pero nosotros nos hemos especializado en espectáculos a medida", precisa.

Pero la cita más emblemática para Igual sigue siendo la de cada 24 de septiembre, el último día de las fiestas de la Mercè, una relación que comenzó hace más de 30 años. "En momentos de mucho trabajo llegamos a ser 150 personas en plantilla. No está mal para una empresa que durante los años más duros del franquismo estuvo ubicada en la zona de barracas de Can Valero, en Montjuïc", concluye Igual, cuyo bisabuelo vino de Valencia hace 126 años, en el siglo XIX, cuando los fuegos artificiales se fabricaban con sales metálicas como estroncio para el rojo, bario para el verde, cobre para el azul y sodio para el amarillo.