Ir a contenido

Muere por una infección de enterovirus un niño de tres años en Mataró

El pequeño fue hospitalizado el pasado domingo con pérdidas de conciencia y sufrió un paro cardiaco

Los médicos no han confirmado si la cepa vírica que afectó al fallecido coincide con la del brote detectado en Catalunya

Àngels Gallardo

RICARD GRÀCIA / JOAN VILÀ

Un niño de 3 años que ingresó el pasado día 19 en el Hospital de Mataró con síntomas equivalentes a los de una infección por enterovirus murió horas después, a consecuencia de un paro cardiaco ocurrido en el mismo centro, del que los médicos no lograron rescatarlo, ha informado Josep Maria Argimon, subdirector del Servei Català de la Salut (CatSalut). El pequeño había acudido cinco horas antes a un centro de salud para que le atendieran de unos vómitos, proceso por el que fue devuelto a su domicilio. Poco después, ante repetidas pérdidas de conciencia, el niño fue conducido al hospital, donde ingresó. Posteriormente, sufrió el paro cardiaco.     

Los análisis víricos realizados con muestras del pequeño no han hallado trazas de la cepa A71 del enterovirus, variedad que causa encefalitis y afecta a la mayoría de niños implicados en el brote que se inició en Catalunya a principios de febrero. El niño, no obstante, sí sufría un contagio por enterovirus. Trece menores permanecen hospitalizados a causa de la encefalitis que provoca este virus, cuatro de ellos en unidades de cuidados intensivos. El brote ha afectado a 99 niños.

SÍNTOMAS INICIALES INESPECÍFICOS

"No podemos confirmar que el enterovirus sea la causa de la muerte de este niño, aunque se han detectado muestras de este virus en el cuerpo del pequeño" ha indicado Argimon, tras reconocer que la pérdida de conciencia y la rápida evolución patológica del pequeño coinciden con los que causa la cepa A 71 del enterovirus encefalítico. "Los signos clínicos que mostró este pequeño en un primer momento fueron muy inespecíficos -afirma Argimon-. No sufría romboencefalítis, como en los casos precedentes, por lo que aún no podemos establecer una relación causal entre la detección del enterovirus y el trágico desenlace de este caso". "Cuesta mucho aceptar que un niño que estaba bien tenga un desenlace fatal en tan poco tiempo", ha añadido.

Los enterovirus se manifiestan a partir de más de un centenar de serotipos, la inmensa mayoría de los cuales causan infecciones leves en las vías respiratorias o procesos gastrointestinales que dan lugar a vómitos y diarreas durante dos o tres días. Aparecen al principio de la primavera o el otoño, también en verano y, en ocasiones, en invierno.

En el brote que afecta a Catalunya, no obstante, la cepa A71 da lugar a una encefalitis [inflamación de las membranas] en el romboencéfalo, el núcleo cerebral que dirige las funciones del habla, la deglución, la respiración, el movimiento y el corazón. Cuando esas afectaciones coinciden, la infección puede resultar mortal.

La inflamación del bulbo raquídeo que causa este virus puede conducir a una paralización definitiva o transitoria de partes del cuerpo. Alguno de los niños hospitalizados han sufrido paresias en brazos y piernas -adormecimiento que precede a la parálisis- pero, salvo en el caso de una niña de 3 años que se encuentra ingresada en el Institut Guttmann y sufre parálisis, en el resto de casos ese proceso ha sido reversible.  

0 Comentarios
cargando