Ir a contenido

Ensenyament y la CUP se enzarzan por el veto a los presupuestos en educación

La 'consellera' insinúa que la oposición de los anticapitalistas afectará a la escuela inclusiva y los centros de alta complejidad

La CUP acusa a Meritxell Ruiz de "mentir" a los directores de colegios y asegura que aplica recortes desde hace meses

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Alumnos de una escuela de Barcelona, durante una prueba.

Alumnos de una escuela de Barcelona, durante una prueba. / ARCHIVO / ALBERT BERTRAN

La 'consellera' de Esenyament, Meritxell Ruiz, ha avisado este miércoles de que el veto de la CUP a los presupuestos ha impedido incrementar en 211 millones de euros las partidas para la escuela inclusiva y los centros de alta complejidad, mientras los anticapitalistas le han acusado de "falta de ética" por culparles de los recortes.

Ensenyament ha garantizado que el inicio del próximo curso tiene la plantilla de profesores asegurada, con una dotación superior a la del curso pasado, especialmente en secundaria (donde se prevé un aumento importante del número de alumnos), pese a la prórroga presupuestaria. La 'conselleria' está convencida de que no habrá recortes, ha asegurado un portavoz a este diario, si bien la falta de presupuestos ha impedido que se aprobaran los 211 millones de euros necesarios para mejorar partidas clave.

El incremento de profesores será de unos 790 docentes, han indicado las mismas fuetes. También está previsto aumentar la dotación económica destinada a becas de comedor. Con todo, según han asegurado directores de colegios públicos este miércoles, la 'conselleria' les ha comunicado ya que de cara al próximo curso desaparecerán plazas de personal de apoyo (profesores destinados a aulas de acogida o a los grupos de desdoblamiento). También se verán afectadas dos de las medidas estrella anunciadas por Ruiz para el 2016-2017: el despliegue del decreto de la escuela inclusiva y la atención a los centros de máxima complejidad.

En todo caso, ha señalado el portavoz del departamento, Ensenyament trabaja la Conselleria d'Economia para intentar obtener recursos para poder mantener el máximo posible de este incremento de la inversión previsto en los presupuestos que finalmente no se aprobaron.

REACCIÓN DE LA CUP

Por contra, la CUP ha acusado a Ruiz de "falta de ética" al asegurar, según los anticapitalistas, que habrá recortes porque no se han podido aprobar los presupuestos. En un comunicado, la CUP ha denunciado que Ruiz ha utilizado a los directores de los servicios territoriales de Ensenyament para citar a los directores de escuelas "para mentirles y decirles que habrá recortes por la no aprobación de los presupuestos", tras el veto de los anticapitalistas. "Estos directores, que conocen muy bien cómo funciona un centro educativo, pero no tienen por qué dominar cómo funcionan los presupuestos de la Generalitat, vuelven a los centros y, de forma involuntaria, trasladan mentiras a los claustros porque se les ha utilizado como estrategia política a favor de Junts pel Sí", ha denunciado la CUP.

Los anticapitalistas muestran su esperanza de que la "estrategia partidista muy sucia" aplicada por Ruiz sea "vencida" por la "inteligencia y el espíritu crítico" de la población.

"El diagnóstico transmitido a los directores de los centros públicos es totalmente falso. Más recortes es voluntad política, ¡no problemas de caja! Juegan con el desconocimiento que mayoritariamente tiene el pueblo de la hacienda pública para difamar estratégicamente con un uso claramente manipulador y partidista", agregan.

Según la CUP, el gobierno de Junts pel Sí "ha decidido castigar a la población catalana después de no poder aprobar los presupuestos".

RECORTES PREVIOS AL PRESUPUESTO

Además, los anticapitalistas recriminan que Ensenyament acordara en mayo, antes del veto a los presupuestosno pagar el mes de julio al personal sustituto, denegar la reducción de jornada lectiva a los docentes mayores de 55 años -lo que impide la incorporación de 350 docentes- y no convocar oposiciones ni de primaria ni de secundaria (solo están previstas plazas de FP).

La CUP también sostiene que, aunque se hubieran aprobado los presupuestos, no habrían entrado en vigor hasta el 1 de septiembre, con lo que la Generalitat "no los podría utilizar para incrementar la inversión como dice". "En resumen: o bien nos engañaba antes o bien lo quiere hacer ahora", denuncian. En este sentido, la CUP reclama que se inviertan otros 80 millones de euros para cubrir las 300.000 becas comedor necesarias, para pasar de los 40 millones actuales a los 120, así como cubrir las bajas desde el primer día y pagar el mes de julio al personal que trabaje más de 6 meses al año.