Dos adolescentes inhalan cola en el metro

El fenómeno, cuyo útimo episodio se detectó en el barrio de la Ribera, se extiende al suburbano

Menores esnifando cola en el vagón del metro.

Menores esnifando cola en el vagón del metro.

1
Se lee en minutos
ALBERT BERTRAN / BARCELONA

El fenómeno de los menores que inhalan cola en la calle, como sucedió recientemente en el barrio de la Ribera de Barcelona, se ha extendido también al metro. Las imágenes dejan constancia de ello. Escenario: la parada de Maragall. Fecha: finales de mayo. Dos adolescentes de origen magrebí inhalan pegamento en el interior de un vagón, ajenos a lo que sucede a su alrededor. Los usuarios no salen de su asombro. Algunos, incluso, se atreven a interrogarlos. Ellos responden, sin problemas, que les gusta más este producto que "otras drogas". Cuentan a los viajeros que residen en el barrio de Horta, sin dar ninguna otra pista que permita averiguar si están en algún centro. No tienen familia en España. El bote de cola dicen que lo han comprado en un bazar chino. La adquisición de este producto resulta sumamente fácil y también asequible a cualquier bolsillo. Cuesta menos de un euro. Los menores, sentados en el vagón, siguen esnifando mientras prosiguen el viaje hacia el centro de la ciudad.