Suiza inaugura el túnel más largo del mundo

Con 57 kilómetros de longitud, el San Gotardo supera a la galería ferroviaria de Saikán, en Japón, que mide 53

Más de 200 trenes diarios cruzarán los Alpes por el nuevo eje a 250 km/h a partir de diciembre

Trabajadores decoran las paredes del tunel de San Gotardo una vez finalizada la perforación de las galerías, en el 2010.

Trabajadores decoran las paredes del tunel de San Gotardo una vez finalizada la perforación de las galerías, en el 2010. / EFE / MARTIN RUETSCHI

Se lee en minutos

Suiza inaugura este miércoles una obra cumbre de la ingeniería moderna, el túnel ferroviario de San Gotardo, que con sus 57 kilómetros bate todos los récords de longitud del mundo, dejando atrás el de Saikán, en Japón, de 53 kilómetros, y el Eurotúnel que une Francia con Inglaterra por debajo del canal de la Mancha, de 50,5. Dirigentes de casi todos los países europeos asistirán a la ceremonia, aunque los trenes comerciales no empezarán a circular hasta diciembre.

La nueva infraestructura unirá el norte de Italia con Suiza, Milán con Zurich y, a través de esta ciiudad, todo centroeuropa con trenes que podrán alcanzar hasta los 250 kilómetros por hora. Si Aníbal tardó dos interminables semanas en cruzar los Alpes con sus elefantes, los viajeros de los trenes de alta velocidad podrán hacerlo en menos de 15 minutos.

MÁS COSTOSO QUE EL MADRID-BARCELONA 

El tiempo de viaje es la única magnitud pequeña de esta obra. El resto de cifras son gigantescas. El presupuesto, calculado en 10.000 millones de euros, equivale al 1% del PIB español y supera el coste del AVE Madrid-Barcelona, aunque a diferencia de la mayoría de las obras españolas, apenas se ha desviado de los presupuestos iniciales.

Durante los trabajos se han extraído 13 millones de metros cúbicos de rocas, el equivalente a cinco pirámides de Keops; se han utilizado cuatro millones de metros cúbicos de hormigón, el mismo que se habría necesitado para levantar 84 edificios como el Empire State de Nueva York. Y cada una de las cuatro tuneladoras utilizadas medía 410 metros, el equivalente a cuatro manzanas del Eixample

Uno de los retos que han tenido que superar las empresas implicadas en los trabajos han sido las especiales condiciones de trabajo. Las galerías están a mucha profundidad, el espesor de rocas situado encima llega a sumar 2.400 metros en algunos puntos y se alcanzan temperaturas de hasta 45 grados. Para sortear esta dificultad hubo que construir estancias especiales refrigeradas para los empleados a lo largo de toda la ruta de avance.

Los trabajos se han ejecutado en un plazo de 17 años desde que se efectuaron las primeras voladuras, con un razonable retraso de menos de dos años sobre el calendario previsto. El resultado final son dos galerías paralelas por las que los trenes circularán en sentido único y en las que una haría de vía de evacuación de la otra en caso de emergencia. Están comunicadas por puertas de emergencia cada 350 metros.

FINANCIACIÓN PÚBLICA 

No es probable que sufra los problemas económicos del túnel de El Pertús, cuya concesionaria está al borde de la quiebra por la escasez del tráfico ferroviario. En este caso la obra ha sido financiada íntegramente por la empresa pública de ferrocarriles suizos Chemins de Fer Fédéraux.

Las previsiones de tráfico no admiten tampoco comparación. Se calcula que diariamente cruzarán el San Gotardo entre 200 y 250 trenes, entre mercancías y pasajeros. Para el túnel hispano-francés se calculaban 24 de convoyes de pasajeros que se han quedado en 12, mientras que apenas lo usan los mercancías debido a que la pendiente es demasiado pronunciada. Una de las virtudes del San Gotardo es que se ha diseñado sin apenas cuestas. Durante gran parte del recorrido los trenes circularán como si lo estuvieran haciendo sobre una enorme llanura.

PROTESTAS Y REFERÉNDUM

El San Gotardo no nació del capricho de ningún político sino de las movilizaciones de los habitantes de los valles suizos afectados por la congestión y la contaminación causadas por los túneles de carretera del Mont Blanc y del mismo San Gotardo. En los años 90 del siglo pasado llegaron a cortar carreteras y organizar fuertes protestas hasta que se convocó un referéndum en el que el túnel ferroviario obtuvo el 'sí'.

Te puede interesar

Las autoridades dieron también un impulso decisivo a la obra a causa de la inseguridad que habían demostrado los grandes túneles para el tráfico rodado. Con pocos años de diferencia el incendio de un camión en el del Mont Blanc causó 39 muertos y otro en el de San Gotardo por el choque de dos camiones acabó con la vida de 11 personas.

En realidad la nueva infraestructura lleva el nombre de túnel ferroviario base para diferenciarlo del inaugurado en el siglo XIX situado a una cota mucho más alta. Con sus 15 kilómetros de longitud ostentó también durante muchos años el título de túnel ferroviario más largo del mundo, que ahora ha recuperado su sucesor.

Temas

Trenes Suiza