Gente corriente

Marc Reklau: «Lo aprendido, si no se aplica, no sirve de nada»

Marc Reklau: «Lo aprendido, si no se aplica, no sirve de nada»

JORDI COTRINA

Se lee en minutos

En la gran librería de Amazon hay casi cuatro millones de títulos a los que nada les pasa. Pero a 15.000, sí. Entre estos, hay grandes ventas que resuenan en todo el mundo, como La magia del orden (Aguilar/Ara Llibres), fenómeno de la japonesa Marie Kondo -que pasó por esta página-. Y hay otros libros que, sin editorial ni promoción detrás, también logran ser best-sellers. Marc Reklau (Esslingen, cerca de Stuttgart, Alemania, 1973) es autor de uno. Estando en el paro, escribió 30 días. Cambia de hábitos, cambia de vida.

En Premià, a tres calles del mar, escribió, editó y subió a la cima de ventas de Amazon su método para crear la vida ansiada.

-Y la suya, cambió... En realidad, ya había cambiado. Por eso el libro triunfó. Yo estaba aplicando ya los hábitos de mi libro, por eso sé que funcionan.

-Otro libro de autoayuda, se podría decir. Desde los 16 años, he leído muchos libros de autoayuda. A los 23, le dije a mi madre que podría escribir mi libro-resumen.

-¿Cree ahora que quedaba algo por decir? No, y sí. Yo casi escribí el libro para mí, para gente como yo, que han leído mucha autoayuda, pero les falta lo más importante: les falta el hacer. Lo aprendido, si no se aplica, no sirve de nada. Esa es la clave.

-¿Cómo fue su inicio en el hacerA partir de una minicrisis personal, en el 2012, hecho todo lo que había hecho -licenciado en Comercio Internacional -con Erasmus en España-; trabajé en Colorado, para Disney; y en Barcelona, para una imprenta alemana-, no era feliz. Mi cerebro necesitaba algo. Mi currículo no reflejaba lo que soy. Y fui a ver a un coach, cuando aún no tenían mala reputación.

-¿Cómo lo eligió? Investigué bien con amigos, fui a las primeras sesiones gratuitas de dos o tres y con el que más feeling sentí, trabajé, un maestro que vive lo que predica -quien sufre estrés no puede enseñar gestión del tiempo-. En unas sesiones, mi vida mejoró tanto que me preparé como formador en el Instituto Europeo de Coaching en Barcelona.

-¿Qué aprendió? Que el tiempo es más abundante de lo que creemos, pero lo gastamos mal; que todo, cuando pones emoción, es más fuerte; que hay que dar una solución a cada problema, no un problema a cada solución; que hay que tener un plan y hacer cada día algo poniendo el foco en ello; que decisiones duras suelen conllevar desenlaces fantásticos, que las preguntas incómodas nos hacen tomar conciencia; que el llamado fracaso, el paro por ejemplo, no es una vergüenza, sino una oportunidad para autoreflexionar y reubicarnos; que la paciencia es la mejor compañía en el camino a un sueño, y que el secreto del éxito es la constancia: hacer algo cada día.

-¿Qué hizo usted para vender 13.000 libros y sumar más de 100.000 descargas? Mi éxito empezó regalando 40.000 e-books. Y yo me apliqué a diario los poderosos ejercicios que recojo en mi libro. Con solo un par de ellos al día, ya notas cambios. Salía cada mañana a pasear junto al mar dando gracias. La gratitud es el punto de partida de la abundancia, siempre tenemos algo: las riendas de nuestra vida. Y de vender 20 libros al mes, pasé a vender 200 al día.

Noticias relacionadas

-Con tanta autoayuda y nadie que escriba sobre la interayuda, ¿No estamos haciendo un planeta de personas egoístas? Puede parecerlo. Pero la experiencia nos dice que solo cuando yo estoy bien, puedo ser mejor en las relaciones y en el trabajo. La paz empieza en uno mismo. No puedes viajar al tercer mundo para ayudar, cuando ni saludas al vecino. Es incongruente.

—Y Del paro a Amazon bestseller, su vivencia personal, derivó en su segundo libro. Es el márketing que yo apliqué. La revolución de la productividad es el tercero. Ver resultados (www.marcreklau.com) anima a ayudar compartiendo lo que funciona.