Ir a contenido

El director general de los Mossos descarta expulsar a los agentes condenados por la muerte de Benítez

Albert Batlle no es partidario de una "doble sanción" y tampoco se plantea abrirles un expediente disciplinario

Sostiene que podrían vovler a trabajar en Barcelona una vez cumplidos los dos años de inhabilitación

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Captura de un vídeo grabado por un vecino de la calle de la Aurora durante la acción de los mossos para reducir a Juan Andrés Benítez. / EL PERIÓDICO

Captura de un vídeo grabado por un vecino de la calle de la Aurora durante la acción de los mossos para reducir a Juan Andrés Benítez.
Cuatro de los mossos imputados salen del palacio de Justícia, ayer.

/

Los mossos condenados por homicidio imprudente en el 'caso Benítez' no serán expulsados del cuerpo y tampoco se les abrirá un expediente disciplinario. Tras el pacto alcanzado el lunes entre las partes, que propicia una pena mínima para los agentes, el director general de la policía catalana, Albert Batlle, ha explicado este martes que el tema "está cerrado desde el punto de vista penal", lo que, a su modo de ver, no debe generar una "doble sanción".

A pesar de que la sentencia admite una actuación "desproporcionada" por parte de los acusados, Batlle ha descartado en declaraciones a Catalunya Ràdio que el cuerpo vaya a tomar medidas contra los agentes, y se ha limitado a señalar el "cumplimiento de la sentencia". El responsable de los Mossos sí ha admitido que este caso -la muerte de Juan Andrés Benítez, en octubre del 2013, tras ser reducido por la policía en una calle del Raval- ha abierto una reflexión sobre los protocolos policiales de reducción de personas en un estado de alteración, "algo que se hace -ha dicho- de manera ordinaria cuando surgen resultados no previstos o no deseados". 

TRABAJAR EN BARCELONA

Además de no ver motivo para su expulsión, Batlle no descarta que una vez cumplido el tiempo de suspensión, los condenados puedan trabajar en alguna dependencia policial de Barcelona, siempre que se cumpla el requisito judicial de mantenerse a un kilómetro del Raval durante cinco años más. "La sentencia incluye un reconocimiento de los hechos, pero fija unas condenas que todos entendemos que son proporcionales", ha resumido.

Sobre la indignación que ha generado el pacto en algunos sectores de la sociedad, que evita que los agentes ingresen en prisión y que puedan volver a blandir la placa una vez transcurridos dos años, Batlle ha recordado: "En un Estado de derecho la justicia la imparten los jueves y los tribunales, no las asambleas ni los movimientos alternativos, por legítimos que sean". "La justicia asamblearia no es justicia", ha remachado.

0 Comentarios
cargando