LA LUCHA CONTRA LOS ACCIDENTES

Las muertes de tráfico vuelven al primer plano tras 4 años sin nuevas medidas para atajarlas

El descenso de la última década se frenó hace dos años y el 2016 ha empezado con un fuerte repunte

La mayoría de expertos consideran el mandato del PP una legislatura perdida para la seguridad vial

En un accidente por salida de vía ocurrido en Lorca esta semana murieron cinco personas.

En un accidente por salida de vía ocurrido en Lorca esta semana murieron cinco personas. / EFE

Se lee en minutos
Manuel Vilaseró
Manuel Vilaseró

Periodista

ver +

Trece estudiantes de Erasmus fallecidas en un accidente de autocar, siete jóvenes en un choque frontal cerca de La Jonquera y cinco trabajadores agrícolas al despeñarse una furgoneta en Murcia. En los últimos años las muertes por accidente de tráfico habían dejado de preocupar. Gracias a la vertiginosa reducción de accidentes de la última década, la cuestión dejó de ocupar primeras páginas, pero una sucesión de siniestros ocurridos desde el pasado enero parece llevarnos al pasado. ¿Qué está ocurriendo y porqué?

Las cifras son inapelables. La siniestra estadística ha dejado de mejorar en los últimos dos años y desde primeros de este 2016 se vive un intenso repunte, del 11%, que Catalunya ya sufrió, corregido y aumentado (del 25%), el año pasado. Casi todos los expertos consultados coinciden en el diagnóstico: los cuatro años del equipo nombrado por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, han sido un tiempo perdido en esta materia.

LA INERCIA DE LA BICICLETA

"No se ha tomado ninguna nueva medida importante. Se ha vivido de la inercia de la etapa anterior. Y esto es como ir en bicicleta. Si te paras sigues circulando un tiempo, hasta que te paras y acabas en el suelo", ejemplifica Anna Ferrer, exdirectora del Observatorio de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT) en sus primeras declaraciones desde que abandonó el cargo. "Ya lo habíamos visto en otras etapas. Sin nuevas medidas, la mortalidad se estanca con repuntes puntuales", añade.

Las claves de la noticia

Es lo que ocurrió con los anteriores gobiernos del Partido Popular. José María Aznar accedió al Gobierno en 1996 con 3.905 muertos y en su último año completo, el 2003, lo dejó con 3.993, 88 más. El equipo encabezado por el exdirector general de Tráfico, Pere Navarro, dejó a sus sucesores 1.484, menos de la mitad, tras implantar el carnet por puntos, modificar el Código Penal y, sobre todo, lograr un cambio de mentalidad de los conductores a la hora de coger el volante.

Navarro estaba dispuesto a continuar pero Fernández Díaz prefirió a una especialista en salud pública afín a su partido, María Seguí. Esta consiguió una reducción modesta los dos primeros años llevando la cifra a 1.304 fallecidos, pero el 2014 ya solo bajó dos guarismos y el año pasado seis. Estancamiento total.

LA FRUSTRADA REDUCCIÓN DE VELOCIDAD

Las vicisitudes sufridas por el ‘nonato’ reglamento de circulación son una buena metáfora de lo que ha ocurrido esta legislatura. Los antecesores de Seguí, dejaron listo un borrador que incluía la reducción de velocidad de 100 kilómetros por hora a 90, 80 o 70, según los casos, en las carreteras convencionales. Una medida clave para reducir la siniestralidad, pero el nuevo equipo decidió cambiarlo.

Primero, el ministro dio la orden, no compartida por Seguí, de aumentar los límites de velocidad en las autopistas. Luego, la directora general se empeñó en que los ciclistas de todas las edades llevaran casco en las ciudades. La oposición que estas medidas levantaron, incluso entre el resto de los ministerios, bloqueó durante meses la tramitación del reglamento. Cuatro años después se ha quedado en un cajón. Un estudio calculó que con la reducción de velocidad prevista se podían llegar a reducir 200 muertes al año.

"Veníamos de una época donde la seguridad vial era una política de EstadoRubalcaba se lo tomó muy en serio, tanto como el terrorismo, pero para Jorge Fernández no ha sido una prioridad, ha pasado a segundo plano", lamenta el presidente de la asociación estatal de víctimas de accidentes DIAFrancisco Canes, quien recuerda que los accidentes de tráfico siguen siendo la primera causa de muerte violenta de los españoles.

SIN DIÁLOGO CON EL SECTOR

Canes se pregunta retóricamente "¿qué gran acuerdo se ha alcanzado con los ciclistas, motoristas, automovilistas, víctimas o autoescuelas?” y "¿qué gran medida se ha tomado?”. “Seguí tiene una capacidad de diálogo e interlocución nulos y además, ha actuado con las manos atadas a la espalda por el ministro", sentencia.

Ramón Ledesma, experto de la consultora Pons Seguridad Vial, coincide en que durante estos cuatro años “no se ha tomado ninguna medida estratégica ni se han marcado objetivos”. Todo han sido "medidas aisladas" sin trascendencia. Muchas camapañas publicitarias y aumento de los controles, que es positivo, pero ya no da para más.

La única medida que parece ir en la buena dirección es el plan de choque anunciado por el ministro el pasado jueves. “Los técnicos de la DGT han hecho un gran trabajo,  pero si no va acompañado de nada más, quedará diluida”, advierte Ledesma.

Noticias relacionadas

El plan incluye como medida estrella la instalación de bandas rugosas en la divisoria y los arcenes de 3.000 kilómetros de carreteras convencionales, las consideradas peligrosas. "Llega tarde y con el Gobierno en funciones", critica Canes.

Accidentes evitables

Un choque frontal en la N-2 a la altura de Pont de Molins (Alt Empordà) costó la vida a siete ocupantes de los dos vehículos implicados. Seis de los siete no llevaban el cinturón abrochado. El causante de la tragedia, un  joven francés de 22 años y vecino de Perpinyà, conducía sin carnet porque había perdido todos los puntos en diciembre por distintas infracciones, entre ellas positivos en controles de alcoholemia y exceso de velocidad. El ‘conseller’ de Interior, Jordi Jané, ha pedido a la fiscalía que pueda retenerse en comisaría y decomisar temporalmente el coche a los reincidentes que conducen bajo los efectos del alcohol.