Ir a contenido

caso Madeleine

Scotland Yard cerrará el caso Madeleine en meses si no hay avances

Con nuevos sospechosos detectados, Scotland Yard reabrió las pesquisas de forma oficial en julio de 2013

EFE / Londres

La policía británica anunció hoy que cerrará en los próximos meses el caso de la desaparición en Portugal de la niña inglesa Madeleine McCann si la última línea de investigación que persiguen no lleva a conclusiones relevantes.

El comisario jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, informó de que el equipo dedicado a esa búsqueda, que al reabrirse el caso en 2013 contaba con 30 efectivos, se ha reducido a "dos o tres" agentes. "Se ha dedicado mucho tiempo de investigación a este terrible caso", dijo a la cadena LBC Radio Hogan-Howe, quien adelantó que la policía abandonará el caso "cuando concluya esa (última) línea de investigación, a no ser que aparezca algo más".

Madeleine McCann desapareció del apartamento turístico que habían alquilado sus padres en el Algarve portugués en mayo de 2007, cuando tenía casi cuatro años. Las autoridades portuguesas dieron carpetazo al caso en 2008 ante la falta de pruebas, aunque en los años siguientes cientos de personas de diversos países se pusieron en contacto con la policía para comunicar supuesta nueva información sobre al niña. Algunas de esas pistas fueron seguidas por detectives privados contratados por el matrimonio McCann, que pasaron de ser sospechosos en las primeras etapas del caso a ser los únicos impulsores de la investigación.

Con nuevos sospechosos detectados, Scotland Yard reabrió las pesquisas de forma oficial en julio de 2013, si bien su trabajo ha resultado hasta ahora infructuoso. "Ha desaparecido una niña y todos queremos saber si está viva y, si lo está, dónde se encuentra. Si, tristemente, está muerta, entonces debemos dar algún consuelo a la familia" con la investigación, sostuvo Hogan-Howe. "Si surge algo nuevo, lo investigaremos, pero en este momento esta línea de investigación es probablemente la conclusión del caso", afirmó el responsable de Scotland Yard.