JUICIO EN LA AUDIENCIA DE BARCELONA

La politización del caso ha cronificado las secuelas psicológicas de Quintana

Un psiquiatra explica que las "afirmaciones inciertas de estamentos políticos" han impedido la sanación mental de la víctima

Ester Quintana, con un acompañante, a su llegada al juicio en la Audiencia de Barcelona.

Ester Quintana, con un acompañante, a su llegada al juicio en la Audiencia de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

1
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Las secuelas psicológicas padecidas por Ester Quintana también han sido objeto de evaluación. Un psiquiatra ha explicado en la sesión de este lunes que las “afirmaciones inciertas de estamentos políticos” sobre los acontecimientos, escuchar a personas que ponen en duda su versión y su repetida exposición mediática han dificultado la capacidad de recuperación de la víctima y amenazan con convertir en crónicas las secuelas psicológicas de la mujer.

El psiquiatra ha insistido en que, pese a la mejora que la víctima ha experimentado en su estrés postraumático, existen varios factores que están “cronificando” sus secuelas, entre las que destacan su “escepticismo” y el deterioro de su capacidad para confiar “en el mundo y en el ser humano”. Para este perito, las posibilidades de recuperación de Quintana en este sentido son escasas, dado que ha sido víctima de un “entorno complejo”, en el que ha sufrido una “exposición pública” permanente en un asunto “politizado”.

LAS PESADILLAS

Noticias relacionadas

En cuanto revive los hechos o algo se lo recuerda, ha detallado el perito, Quintana vuelve a sufrir las pesadillas que la atormentaron durante los meses posteriores a resultar herida y durante los que tuvo que recuperarse de una severa depresión. “No es la misma persona que era”, ha sostenido.

El médico también ha recalcado que la vida de la víctima se ha visto limitada. Por ejemplo, no puede hacer viajes largos, conducir o montar en bicicleta y tiene dificultades para bajar escaleras. “Es un cuerpo en alerta”, ha definido, para después añadir que la mujer se muestra escéptica respecto a la vida en general.