ABUSOS SEXUALES EN LA ESCUELA

Cascada de denuncias contra profesores de los Maristas

El escándalo fue destapado el pasado mes de febrero por EL PERIÓDICO y ya hay una cuarentena de denuncias contra una docena de docentes

4
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Desde que este diario publicó las cinco primeras denuncias por abusos sexuales contra el profesor de gimnasia de los Marista, Joaquim Benítez, los acontecimientos sobre este tema se han sucedido a gran velocidad. Estas son algunas de las claves.

43 DENUNCIAS CONTRA 12 DOCENTES Y UN MONITOR

Pasados más de dos meses desde que este diario destapó el escándalo, la lluvia de denuncias de alumnos ante los Mossos contra exdocentes de dos colegios de la orden religiosa no ha cesado. Antiguos estudiantes de las escuelas de Sants-Les Corts y de la Immaculada, en el Eixample, y de Badalona han presentado 43 denuncias contra 12 docentes, incluyendo las seis del 2011 contra el hermano Lucio Zudaire. También ha sido denunciado un monitor de comedor que ejercía en el primer centro.

Por colegios, ocho profesores denunciados han trabajado en el centro de Sants-Les Corts. El que ostenta el récord es Joaquim Benítez, exprofesor de gimnasia, con 17 denuncias (la número 18 fue retirada por el exalumno). Dos de los exdocentes están fallecidos. De los Maristas de la Immaculada figuran como denunciados cinco exmaestros. Uno de ellos, Zudaire, ya había sido denunciado en el 2011 por exalumnos del colegio Marista de Badalona.

El último denunciado por un expupilo es un hermano perteneciente a la orden religiosa que impartió clase de Lengua Castellana durante solo dos años en el colegio de Les Corts, a mediados de la década de los 90.  “Me dijo que si le besaba me mejoraría la nota y si le hacía algo más, todavía más”, declaró el denunciante. Su perplejidad no desanimó al docente. “Me rodeó con fuerza con los brazos y me besó”, dijo.

TRES CONFESIONES A EL PERIÓDICO Y EL PRECEDENTE

Son tres los profesores de colegios de los Maristas en Barcelona que han confesado a EL PERIÓDICO que abusaron de alguno de sus alumnos. El primero de ellos fue Joaquim Benítez, un exprofesor de gimnasia que ya acumula 17 denuncias. El segundo fue A. E., del colegio de la Immaculada. En una entrevista telefónica con dos reporteros del diario reconoció que practicaba tocamientos en los genitales a sus alumnos durante las clases. La tercera confesión fue la de A. F. En esta ocasión fue una víctima, J., quien logró que dijera la verdad mientras lo grababa con una cámara oculta.

Estas confesiones de exprofesores de los Maristas tienen un precedente. Seis exalumnos destaparon en el 2011 los abusos sexuales que sufrieron hace 30 años por parte del religioso Lucio Zudaire. Dos de ellos denunciaron haber sido agredidos en el colegio marista de Badalona; otros dos, en La Immaculada, y los dos restantes en el albergue de colonias de Planoles, propiedad de la orden. El marista denunciado, que admitió los abusos en un encuentro con una de sus víctimas, al que esta había acudido con una cámara oculta, fue apartado del albergue, donde estaba destinado cuando sus denunciantes destaparon el caso.

DECENAS DE AÑOS CÁRCEL PARA EL EXPROFESOR

El exprofesor de gimnasia Joaquim Benítez se puede enfrentar a decenas de años de cárcel, aunque el cumplimiento máximo, según los juristas consultados, es de dos décadas. Para calcularlo debe tenerse en cuenta la fecha de los hechos, la edad del menor, el Código Penal aplicable y las agravantes, como el abuso de autoridad (maestro frente a alumno). El delito de abusos deshonestos (tocamientos, masturbación) puede llegar hasta los 10 años de cárcel y la agresión sexual (penetración anal, bucal o vaginal) hasta los 15 años de prisión.

El juez que se encarga de la investigación, Miguel Ángel Tabares, atribuye provisionalmente al acusado dos abusos y dos agresiones sexuales. Sin embargo, las fuentes consultadas aseguraron a este diario que es aventurado establecer qué pena se puede pedir a Benítez, pues depende de muchas circunstancias, como que se aprecien varios delitos en una misma víctima o, en cambio, que se considere un solo delito continuado en tiempo. Por ahora, el exdocente está en libertad con cargos, pero esto no quiere decir que su situación pueda cambiar, ya que el 28 de abril vuelve a declarar y las acusaciones pueden reclamar su encarcelamiento.

LA PRESCRIPCIÓN JUEGA A FAVOR DE LOS MARISTAS

Noticias relacionadas

No solo la mayoría de las denuncias presentadas contra Benítez han sido archivadas al haber prescrito el delito por el paso del tiempo, sino que también se han sobreseído otras interpuestas contra otros antiguos profesores de colegios de los Maristas. En ninguno de los casos se ha tomado declaración a las víctimas. La caducidad de los hechos es la principal baza con la que juegan los acusados y la orden religiosa para minimizar los efectos del alud de demandas contra docentes de los colegios de los Maristas Sants-Les Corts y la Inmaculada. La prescripción empieza a contar a partir de la mayoría de edad de la víctima y se tiene en cuenta para apreciarse el Código Penal vigente cuando sucedieron los hechos.

A los exalumnos que han presentado denuncia contra sus antiguos profesores y que han visto como su caso queda archivado a causa de la prescripción les queda la posibilidad de recurrir a la vía civil. Y es que el Código Civil establece que las personas o entidades que sean titulares de un centro docente no superior deben responder de los daños y perjuicios que sufran sus alumnos menores durante los periodos en que estos se hallen bajo su vigilancia