ESTUDIO CON DATOS DEL 2014

Más de cinco millones de españoles no pueden calentar sus casas en invierno

La cifra de hogares afectados es un 22% mayor que la del 2012

Protesta contra la pobreza energética, en Barcelona.

Protesta contra la pobreza energética, en Barcelona. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos

El 11% de los hogares españoles, con más de cinco millones de personas, no pueden calentar sus hogares en invierno por incapacidad de pagar la factura energética, según un estudio realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA)Asociación de Ciencias Ambientales con datos del 2014. Son los afectados por la denominada pobreza enérgetica.

La cifra de hogares afectados es superior a la media europea (10,2%) y un 22% superior a la del primer estudio de esta índole que hizo la ACA usando cifras del 2012.

Además, el último informe revela que hasta el 21% de los hogares españoles padecen condiciones asociadas a la pobreza energética, es decir, "el hogar no recibe una cantidad adecuada de servicios de la energía por dificultades para pagar la factura", ha indicado Sergio Tirado, director académico del estudio y vicepresidente de la ACA. 

Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura  y Murcia son las cuatro regiones donde la pobreza energética tiene una mayor incidencia

Por comunidades autónomas, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia son las cuatro zonas donde la pobreza energética tiene una mayor incidencia.

En el lado opuesto del índice están País Vasco, Asturias y la Comunidad de Madrid, como las autonomías con menor vulnerabilidad de sus ciudadanos a sufrir este fenómeno.

AUMENTO DE LA MORTALIDAD

Noticias relacionadas

En el 2014, año del estudio, la mortalidad adicional en invierno respecto a un año promedio fue de 24.000 muertes, de las que más de 7.000 fallecimientos prematuros estarían asociados a la pobreza energética, según la ACA. Para combatir este fenómeno, los expertos que han elaborado el estudio recomiendan la puesta en marcha de una estrategia estatal de lucha contra la pobreza energética, ajustar mejor el aún poco conocido bono social a la realidad de los consumidores más vulnerables e impulsar la rehabilitación energética de edificios.

Martínez ha dicho, además, que la pobreza energética es la punta del iceberg y que "las familias que la sufren son aquellas cuyos hijos han tenido que abandonar la universidad por no poder permitirse las tasas o dejar de comer proteína por no poder pagarla".