Ir a contenido

Ensenyament retiene el balance de la prueba de nivel de cuarto de ESO

La 'conselleria' no presentará a la opinión pública esta semana los resultados de los exámenes del pasado febrero

Los padres de los 67.000 alumnos y los institutos sí recibirán el boletín individualizado de las calificaciones obtenidas

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Pruebas de competencias básicas de cuarto de ESO en el instituto Lluís Vives de Barcelona, en febrero pasado.

Pruebas de competencias básicas de cuarto de ESO en el instituto Lluís Vives de Barcelona, en febrero pasado. / ALBERT BERTRAN

Habrá que esperar hasta finales de curso para saber cómo se desenvuelven los estudiantes que este año terminan la educación obligatoria en Catalunya. Así lo ha decidido, por primera vez desde que en el 2012 empezó a organizar las pruebas de evaluación de competencias básicas de cuarto de ESO, la Conselleria d'Ensenyament, que ha anunciado que no dará a conocer ahora los resultados globales que han obtenido los adolescentes que hicieron la prueba el pasado febrero y que esperará hasta tener también las notas de los de primaria, para hacer así un balance conjunto.

La decisión no afecta ni a las familias de los 67.000 alumnos que han realizado el examen este 2016, ni a los equipos directivos de los institutos a los que asisten estos estudiantes, que a partir del lunes recibirán el correspondiente boletín de resultados. Quien se quedará sin saber cómo evoluciona el sistema educativo es la opinión pública, al no convocar la 'consellera' Meritxell Ruiz la rueda de prensa en la que tradicionalmente su antecesora, Irene Rigau, presentaba estos resultados. Se trata, insisten fuentes del departamento, de un simple cambio en la política comunicativa. "Se ha optado por un hacer un único balance final, en el que se informará tanto de los resultados de las pruebas de cuarto de ESO como de los de sexto de primaria", ha indicado una portavoz de la 'conselleria' a preguntas de este diario.

Rechazo a las reválidas

El Congreso ha aceptado esta semana tramitar una proposición de ley del grupo socialista que prevé paralizar la aplicación de la LOMCE, con los únicos votos en contra del PP, la abstención de Ciudadanos y el apoyo del resto de grupos de la oposición.

Entre otras medidas, la iniciativa parlamentaria supone frenar las reválidas de bachillerato y de final de ESO, la prueba que, según prevé la polémica normativa del exministro José Ignacio Wert, deben de empezar a implantarse a partir del próximo curso 2016-2017.

Contra ellas están previstos dos días de huelga esta semana (el miércoles y jueves), convocadas por el Sindicato de Estudiantes, pero que en Catalunya no secundan las organizaciones estudiantiles mayoritarias.

En la presentación de los resultados de las pruebas de competencias de cuarto de ESO, Ensenyament solía presentar acciones educativas de refuerzo con las que mejorar los resultados de las promociones siguientes. Esta vez, esas nuevas propuestas no se darán a conocer hasta fin de curso, de modo que difícilmente se beneficiarán de ellas los estudiantes que ahora terminan la secundaria.

PROTESTA CONTRA LAS PRUEBAS DE PRIMARIA

La no comparecencia pública de la 'consellera' para presentar el balance de las pruebas de competencias de la ESO coincide con la campaña iniciada por la Xarxa d'Escoles Insubmises (XEI) con el apoyo de la federación de asociaciones de padres de alumnos de Catalunya (Fapac)en contra de los exámenes (también de competencias básicas) que harán los estudiantes que terminan primaria los próximos 4 y 5 de mayo.

En los últimos días, las ampas de las escuelas han rechazado también las pruebas que harán los escolares de tercero de primaria a partir del 18 de abril y que ya el año pasado fueron boicoteadas por algo más de mil alumnos. Estos tests, cuyos resultados, a diferencia de los de sexto curso, no se hacen públicos, sirven para analizar si los alumnos están adquiriendo conocimientos y habilidades a un ritmo adecuado. 

Para la XEI, que lideró la campaña de desobediencia a las pruebas de tercero del curso pasado, lo más grave es que los resultados de esas pruebas acaben sirviendo para elaborar ránkings de centros educativos, "algo que siempre acaba perjudicando a la pública", denunció Belén Tascón, portavoz de la plataforma de familias.

0 Comentarios
cargando