Los Maristas crean ahora un grupo de apoyo a víctimas de abusos ya prescritos

Los denunciantes creen que el anuncio es "un lavado de cara" en "plena preinscripición escolar"

La fundación ha solicitado al Gobierno y al Congreso una modificación del Código Penal para evitar la prescripción de estos delitos

Un trabajador borra la aparición de la palabra culpables sobre la fachada del colegio de Les Corts. 

Un trabajador borra la aparición de la palabra culpables sobre la fachada del colegio de Les Corts.  / JULIO CARBÓ

2
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / GUILLEM SÁNCHEZ / BARCELONA

Dos meses después de que se destapara el escándalo por abusos sexuales en el colegio de los Maristas en Sants-Les Corts, la congregación religiosa ha anunciado la creación de un grupo de expertos para apoyar a las víctimas de delitos de pederastia que ya estén prescritos legalmente. El equipo, que la Fundación Champagnat presentará oficialmente la semana próxima, estará formado por profesionales "externos, independientes y con mucha experiencia", explica la entidad, que es la titular de las escuelas maristas, en una carta que ha enviado esta semana a las 10.000 familias de alumnos de sus centros. 

La fundación ha solicitado formalmente (al menos así se lo comunica a los padres de sus estudiantes) al Gobierno español y al Congreso de los Diputados una modificación del Código Penal para que los delitos de abusos sexuales a menores no puedan declararse nunca prescritos. Esto, pese a que hace apenas dos semanas los abogados de los Maristas respaldaron en respuesta al juez el sobreseímiento de 14 denuncias presentadas contra el exprofesor de educación física Joaquim Benítez, porque los delitos demandados en esos casos ya han prescrito.

"Esto no deja de ser un lavado de cara, en un momento, que nadie lo olvide, en que se acaba de abrir la preinscripción escolar", señala C., una de las víctimas que ha presentado denuncia contra Benítez. "Si realmente hubieran querido ayudarnos, si los Maristas tuvieran la intención de prestarnos su apoyo, podrían haber contactado directamente con nosotros, porque tienen medios para saber quiénes somos y dónde vivimos", indica el hombre. Para A., víctima del hermano marista A. E. en el colegio del Eixample de Barcelona, "es una medida que llega tarde". "Quisieron hacer la vista gorda al ningunear nuestras declaraciones, y ahora se involucran y tienden su mano. Entiendo que velan por sus intereses, que esto les habrá hecho daño, pero insisto en que siento que han reaccionado tarde", indica. A. destaca que su denuncia, aunque prescrita, "al final, ha sacudido conciencias y a los Maristas no les queda otro remedio que revisarlo todo y tomar precauciones".

Noticias relacionadas

La orden religiosa admite en la carta enviada a las familias que "las últimas semanas" ha vivido "diferentes situaciones vinculadas a los abusos a menores que han puesto en cuestión la actuación de las escuelas Maristas en Catalunya". Por todo ello, subraya tras dos meses de opacidad su compromiso con "la prevención y la actuación contundente" ante cualquier vulneración de los derechos de los niños y promete "transparencia y comunicación con las familias". Esta misma petición se la hizo hace ya un mes y medio el portavoz y secretario de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, y, unos días antes, los obispos catalanes que pidieron a los Maristas actuar con rapidez y decisión ante las denuncias, garantizar la transparencia y actuar con tolerancia cero. 

PROTOCOLO AÚN NO DESPLEGADO

La Fundación Champagnat presume en su misiva a las familias de que "las escuelas maristas fueron de las primeras instituciones en Catalunya en desarrollar protocolos para prevenir, detectar y erradicar cualquier abuso". Con todo, el documento, aprobado en el 2013 (dos años después de la denuncia que apartó al pederasta Benítez de la escuela de Les Corts), no ha sido desplegado por completo, han reconocido los propios Maristas. "El plan de formación para difundirlo en las escuelas no se ha completado. Faltan el profesorado y las familias", precisó a este diario una portavoz de la fundación, que espera que "la formación se termine en septiembre".