Ir a contenido

ACCIDENTE AÉREO EN LOS ALPES FRANCESES

Los actos de homenaje se multiplican en el aniversario del siniestro de Germanwings

España, Francia y Alemania recuerdan a las víctimas

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Responsables de Germanwings y autoridades francesas y alemanas depositan una corona en el municipio de Le Vernet.

Responsables de Germanwings y autoridades francesas y alemanas depositan una corona en el municipio de Le Vernet. / AFP / BORIS HORVAT

Las familias y allegados de las 149 víctimas de la tragedia de la aerolínea Germanwings han guardado este jueves un minuto de silencio en el pueblo de Le Vernet, en los Alpes franceses, lugar cercano a la montaña donde el copiloto alemán Andreas Lubitz estrelló intencionadamente el avión hace año. En el acto han participado los vecinos de la localidad que ya mostraron hace un año su solidaridad atendiendo a las familias de los pasajeros. La mayoría de las víctimas del vuelo Barcelona-Düsseldorf eran ciudadanos españoles y alemanes.

También la localidad alemana de Haltern am See (oeste de Alemania) ha homenajeado a los fallecidos guardando un minuto de sielencio en la plaza principal de esta localidad, de la que procedían 16 estudiantes del instituto. Los alumnos, acompañados por dos profesores, habían realizado un intercambio en Barcelona. 

Más de una decena de autobuses han trasladado a las familias desde Marsella, donde también se celebró un acto íntimo, hasta Le Vernet. Tan solo un grupo de personas se ha podido acercar a la ladera de la montaña donde Lubitz impactó el avión para depositar una corona de flores, debido a que los caminos de acceso al lugar estaban intransitables por las recientes lluvias.

INTIMIDAD

Los allegados han pedido que no se tomen imágenes acto. En el aeropuerto de Düsseldorf también se rendirá este jueves un homenaje a las víctimas y se colocará una placa en recuerdo de las víctimas. Estos dos actos se han producido tras el encuentro de este miércoles en el aeropuerto de El Prat, de donde partió el avión siniestrado, en el que la presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo GWI 9525, Silvia Chaves, reclamó cambios legislativos que impidan que se repita la tragedia.

La Comisión Europea también ha trasladado "su simpatía y compasión" a los familiares y amigos de las víctimas y ha indicado que el siniestro ha servido para mejorar la seguridad aérea y evitar más sucesos. Tras el desastre aéreo, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) recomendó que en la cabina de vuelo estuvieran siempre dos personas.