19 sep 2020

Ir a contenido

ABUSOS SEXUALES EN LA ESCUELA

Los Maristas se alían ante el juez con la defensa de un pederasta confeso

La orden religosa considera que 14 denuncias contra Benítez han prescrito y piden al magistrado que les dé carpetazo

El fiscal, por el contrario, sostiene que solo han caducado 13 de las denuncias contra el exprofesor de gimnasia

J. G. Albalat

Joaquim Benítez, en febrero, en los alrededores de la Ciutat de la Justícia de Barcelona.

Joaquim Benítez, en febrero, en los alrededores de la Ciutat de la Justícia de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Los Maristas están secundando la estrategia de la defensa del su exprofesor de gimnasia Joaquim Benítez, pederasta confeso, a la hora de solicitar el archivo por prescripción de la mayoría de las denuncias por abusos sexuales presentadas contra ese docente por exalumnos del colegio de Sants-Les Corts. La orden religiosa ha solicitado al juez que dicte el sobreseimiento de 14 de las 16 denuncias, en la misma línea que la abogada de Benítez. El fiscal, en cambio, considera prescritas solo 13 de las denuncias. La acusación particular, que representa a varias víctimas, pide por su parte al magistrado que cite a declarar a todos los denunciantes, estén sus casos o no prescritos, y después decida. 

El pasado 3 de marzo, el juez Miguel Ángel Tabares Cabezón requirió a la fiscalía, a las acusaciones particulares y a la defensa de Benítez que se pronunciaran sobre la posible prescripción de los delitos por el paso del tiempo en relación a 14 denuncias interpuestas por exalumnos del centro. Respecto a otras dos denuncias, que precisamente son de las que revisten mayor gravedad, el magistrado no solicitó opinión, ya que da por hecho que no han prescrito y debe seguir la investigación para esclarecer lo sucedido. 

El fiscal Fernando Meneses mantiene en su informe que 11 de los 13 casos que recomienda archivar sucedieron antes de 1995, cuando el Código Penal vigente era el de 1973, por lo que constituirían delitos de abusos deshonestos, castigados con penas de prisión menor (de seis meses un día a seis años de cárcel). La acusación pública sostiene que todos estos casos han prescrito por haber transcurridos el plazo máximo de cinco años desde que los denunciantes cumplieran la mayoría de edad. Y es que la mayoría de los hechos se remontan a la década de los 80. Respecto a otras dos denuncias por hechos sucedidos después de 1995, el fiscal cree que encajarían en el delito de abusos sexuales del actual Código Penal, pero también las considera prescritas por haber transcurrido ya el plazo legal de tres años. 

DELITO CONTINUADO

Sin embargo, el fiscal ha instado a que se siga adelante con la investigación de la denuncia del exalumno E. G. C., que relataba tocamientos sexuales por parte de Benítez durante el 2005 y el 2006. A su entender, los hechos podrían encuadrarse en un delito continuado de abuso sexual, que podría estar castigado hasta con una pena de tres años y nueve meses de prisión. El ministerio público hace hincapié en que el delito es continuado y, por lo tanto, las fechas de prescripción varían.

La Fundación Champagnat, que gestiona los colegios de los Maristas, en cambio, incluye este caso también entre aquellos para los que pide la prescripción y, por lo tanto, el archivo. De esta manera se suma a la tesis de la defensa de Benítez, que hasta ahora ha pedido el sobreseimiento por prescripcion de todos los casos que ha estudiado. El abogado de la congregación religiosa fija el plazo de prescripción a los cinco años de cumplir la mayoría de edad, sin contemplar si los delitos son continuados o no, por lo que, en su opinión, el juez debe dar carpetazo a 14 denuncias. El abogado de Benítez se ha pronunciado en el mismo sentido, pero solo, quizá por error, sobre siete denuncias.

Fuentes cercanas a las víctimas han asegurado a este diario que no se sabe exactamente en qué condición participan los Maristas en el proceso judicial. En su día pidieron personarse como acusación, pero tanto los afectados como la fiscalía se oponen a que puedan serlo y el magistrado todavía no ha decidido. "El hecho de haber econtrado ahora en la causa este escrito [el de los Maristas] nos da una idea de sus verdaderos propósitos que no son otros que entorpecer el procedimiento y logar la absolución de Benítez para la mayoría de los casos", opina el abogado de la acusación Ibán Fernández.

DECLARACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

En respuesta a todos los escritos de las partes que se inclinan por la prescripción de la mayoría de los delitos, el abogado Ibán Fernández, que ejerce la acusación particular en representación de varias víctimas, ha solicitado al juez que tome declaración a todos los exalumnos que han denunciado al profesor de gimnasia antes de decidir si los delitos están prescritos. Para el letrado, los hechos relatados en la primera denuncia por un exalumno no pueden considerarse de una forma individualizada, sino “en su conjunto” con el resto de las víctimas.

En este caso, según la tesis de la acusación, “existe una pluralidad de víctimas” que interesan el pronunciamiento de unos hechos que, a pesar del tiempo transcurrido y la base de la prescripción, deben tener una respuesta. “El tiempo no ha paliado el dolor ni la demanda social de justicia”, reseña el abogado.

Por otra parte, se ha recibido en el juzgado que investiga al pederasta confeso otra denuncia, que sería la número 18, aunque otra ha sido retirada. Es decir, quedan 'vivas' 17. La última ha sido presentada en los juzgados de Girona y ha sido remitida a Barcelona. Es de un exalumno del colegio Maristas de Sants-Les Corts.