El desplome de las capturas de sardinas pone en jaque a la flota de cerco

Las cofradías catalanas han solicitado al Gobierno y la Generalitat medidas urgentes

Pescadores de la barca L’Avi Juanito seleccionan las capturas de pescado azul a su llegada al puerto de Tarragona.

Pescadores de la barca L’Avi Juanito seleccionan las capturas de pescado azul a su llegada al puerto de Tarragona. / JOAN REVILLAS

4
Se lee en minutos
RAFAEL MORALES / BARCELONA

Los pescadores catalanes han dado la voz de alarma ante la situación de crisis que está atravesando el sector de cerco que se dedica al pescado azul, sobre todo a la pesca de la sardina, cuyas capturas han descendido de forma alarmante en los últimos años. No afecta en la misma medida a toda la costa catalana, pero en Tarragona están asistiendo al entierro de la sardina. “Ha desaparecido”, lamentan los pescadores y confirman los datos del departamento de pesca de la Generalitat.

El problema no se ha producido de un día para otro. La crisis del sector de cerco, los pescadores que salen de noche para la captura mediante la atracción de la luz, se remonta al menos a 20 años atrás. Pero la situación se ha hecho ahora insostenible para buena parte de la flota de 77 barcas que se dedica a esta pesquería en Catalunya. Ante la indiferencia del Gobierno central, que tiene las competencias, las cofradías de pescadores han pedido ayuda a la Generalitat para poner en marcha medidas urgentes que ayuden a compensar los sueldos de miseria que están ingresando los pescadores.

PROBLEMA ESTRUCTURAL

Las claves de la noticia

  • Descenso de capturas  El descenso de capturas de pescado azul ha puesto en jaque al sector de la flota de cerco catalana. La crisis de capturas de sardina afecta a todas las cofradías de pescadores catalanas, pero se ha hecho especialmente hiriente en Tarragona, donde aseguran que la especie está al borde de la desaparición.
  • Sueldos de miseria  Las cofradías de pescadores se quejan de que muchos marineros están cobrando sueldos que no llegan a 300 euros mensuales. Pescan muy poca sardina y el boquerón ha perdido valor en el mercado porque es de poca calidad. Reclaman ayudas económicas urgentes para que muchas familias puedan sobrevivir.
  • Causa desconocida  Un estudio realizado en el golfo de León por investigadores franceses apunta que las causas de la crisis en la zona francesa del Mediterráneo, muy parecida a la catalana, podrían estar en cambios registrados en el medio natural. El estudio señala que el placton ha cambiado su estructura y afecta a la alimentación de los peces.
  • Las reacciones  La Generalitat ha solicitado al Gobierno, competente en esta pesquería, que tome medidas urgentes para ayudar al sector. La diputada Hortènsia Grau (ICV) ha presentado en el Parlament una propuesta de resolución para establecer ayudas para los pescadores y realizar estudios para buscar la raíz del problema.

Los datos de la Generalitat hacen evidente el descenso de capturas de sardinas en Catalunya durante los últimos cinco años. De las 5.861 toneladas vendidas en el 2011 se pasó el año pasado a 4.341 toneladas. El descenso de capturas es más espectacular si nos remontamos a 20 años atrás, cuando se capturaban al año unas 15.000 toneladas de sardinas, que entonces eran menos apreciadas en el mercado. En las lonjas de Tarragona, en el 2011 se vendieron 1.348.198 kilos de sardinas y el año pasado, 287.868 kilos.

“Existe un problema estructural en toda la costa catalana, pero el descenso de las capturas de sardinas es especialmente notable en Tarragona”, ha explicado el secretario general de Pesca i Afers Marítims de la Generalitat, Sergi Tudela, que el martes se reunió con científicos y representantes de las cofradías de pescadores para buscar soluciones. A la reunión también asistieron científicos españoles del CSIC y de la organización francesa Ifremer, que explicaron los resultados de un estudio sobre la zona del golfo de León que señala como culpable de la situación los cambios ambientales que se han producido en los últimos años.

Tudela explica que las capturas de boquerón no han disminuido en los últimos años, pero “la talla es muy justa y por tanto su valor comercial muy bajo” y asegura que “la poca sardina” que se pesca en la actualidad es la que “está salvando al sector”.  

LA GENERALITAT PIDE AYUDA AL GOBIERNO

La necesidad de los recursos hacia los pescadores afectados también se puso de maniesto la semana pasada cuando la 'consellera' Meritxell Serret, responsable del departamento de Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació de la Generalitat, solicitó al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ayuda para hacer frente a la “crisis pesquera de la sardina y el boquerón” en la costa catalana.

La diputada del grupo Catalunya Sí que es Pot Hortènsia Grau también presentó la semana pasada en el Parlament una propuesta de resolución para que el Govern tramite ayudas económicas para los pescadores, promueva estudios biológicos para conocer las causas del problema y negocie con el Gobierno central la petición de ayudas de fondos europeos para que los pescadores catalanes no tengan que utilizar el subsidio de desempleo para cobrar un sueldo durante los meses de veda.

SUBSISTENCIA

Noticias relacionadas

Los pescadores de la zona del golfo de Sant Jordi están recibiendo un salario medio de 40 euros semanales, asegura Miquel Brull, presidente de la cofradía de pescadores Sant Pere de L’Ametlla de Mar (Baix Ebre). “Así no se puede alimentar a una familia”, lamenta Brull. En la misma línea se expresa el presidente de la cofradía de pescadores de Tarragona, Esteve Ortiz. “Necesitamos ayudas urgentes para salvar la situación porque muchos pescadores no tienen para comer”, reclama. “Por los diez meses de pesca del año pasado, cada pescador cobró de media entre 3.000 y 4.000 euros. Y este año todo indica que será menos", insiste Ortiz.

En Tarragona hay 20 barcas que se dedican a la llamada 'pesca de la llum'. En la capital se concentran 18 (algunas proceden de L’Ametlla de Mar y dos de Cambrils) y en Cambrils existen otras dos que siguen trabajando en el pósito de la población del Baix Camp. En total, consideran que están afectadas de forma directa por esta situación de crisis unas 250 familias. “El año pasado gané unos 6.000 euros en diez meses pero el lunes y el martes pasados solo pescamos unas 60 cajas, lo justo para pagar gasto”, explica Mitu, un veterano pescador de Cambrils.