Ir a contenido

TENDRÁ CAPACIDAD PARA 1.500 PERSONAS

Vilafranca acogerá la segunda mayor mezquita de Catalunya

La comunidad islámica busca recursos para acabar un edificio que tiene un presupuesto de un millón de euros

Vilafranca del Penedès contará el año que viene con la segunda mayor mezquita de Catalunya, solo por detrás de la de Cornellà de Llobregat, que se está construyendo, según el secretario de la comunidad islámica, Fouad El Yahiaouni.

La comunidad islámica de Vilafranca está buscando ahora recursos para poder acabar un edificio que tiene un presupuesto total de un millón de euros y que se ha empezado a construir en las afueras del municipio.

El secretario de la comunidad, Fouad El Yahiaouni, ha explicado que el proyecto de construir una nueva mezquita empezó a ponerse en marcha en el 2012, cuando vieron que las dos que había en Vilafranca se quedaban pequeñas y que no podían instalarse en nuevos lugares porque molestaban a los vecinos.

CINCO REZOS AL DÍA

Para encontrar una solución hablaron con el ayuntamiento, que les habló de un terreno apartado, que consideraron ideal porque entienden que "molestamos al rezar cinco veces al día".

En febrero del 2013, el Ayuntamiento de Vilafranca aprobó vender los terrenos a la comunidad islámica por 240.000 euros, IVA incluido, y una vez compraron el terreno se pusieron a ahorrar para empezar las obras.

Después de dos años, los trabajos de excavación empezaron a principios del 2015 y el principal inconveniente con el que se encuentran ahora es con la falta de dinero, aunque lo que hacen es distribuirse por grupos para dirigirse a diferentes lugares de España, y también del extranjero, para buscar recursos económicos en forma de donación para una mezquita que se abrirá "a los musulmanes de todo el mundo".

Las obras van ahora a un ritmo muy lento porque van construyendo solo lo que pueden pagar, pero esperan terminarlas en un año, que es cuando cerrarán los otros dos locales que utilizan como mezquita, aunque uno de ellos seguirá abierto porque es de propiedad y se utilizará para actividades de formación.

ORACIÓN Y FORMACIÓN

Con capacidad para 1.500 personas, la nueva mezquita estará distribuida en un subterráneo, planta baja y primera planta, con un total de 1.600 m2. Aparte de diferentes espacios de oración separados para mujeres y hombres, también habrá aulas de formación donde se enseñará árabe, catalán y castellano, aunque también habrá espacio para otras materias.

La comunidad islámica de Vilafrana también prevé poner en marcha un banco de alimentos para ayudar a los musulmanes que estén pasando por malos momentos y necesiten de este servicio.

La mezquita también tendrá una biblioteca, almacén y una zona de café.