ABUSOS SEXUALES EN LA ESCUELA

Los forenses someten al pederasta Benítez a un examen psicológico y físico

El exprofesor de los Maristas responde "no recuerdo, no recuerdo" a las preguntas de este diario sobre las nuevas denuncias

El acusado de abusos sexuales repetidos en los Maristas de Sants-Les Corts entra en la Ciutat de la Justícia. / RICARD FADRIQUE

1
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

“No sé nada, no sé nada”. “No recuerdo, no recuerdo”. Repetitivo. Ni una palabra más. Joaquim Benítez, el exprofesor de gimnasia del colegio de los Maristas Sants-Les CortsJoaquim Benítez,colegio de los Maristas Sants-Les Corts, respondía de esta manera este lunes a las preguntas de EL PERIÓDICO sobre las nuevas denuncias, ya una veintena, que recaen contra él por presuntos abusos sexuales a alumnos. Los médicos forenses le han examinado por orden del juez que se encarga de investigar al pederasta confeso.

Estaba citado a las nueve de la mañana en el Institut de Medicina Legal i Ciències Forenses de Catalunya (IMLCFC), en uno de los edificios de la Ciutat de la Justícia de Barcelona. Benítez ha llegado puntual. Ya era la hora fijada y habían abierto las puertas de estas dependencias. El pederasta confeso se ha acercado caminando a la clínica forense hasta que se ha dado cuenta de que había periodistas en la puerta. De repente, se ha escondido en una esquina y allí se ha puesto un pasamontañas de color negro para evitar que se captara su imagen.

-Señor Benítez, ¿qué opina sobre las nuevas denuncias de exalumnos contra usted?

-No sé nada, no sé nada.

Con paso ligero, el pederasta ha intentado zafarse de los periodistas de este diario que le estaban esperando en la puerta del IMLCFC. La respuesta evasiva ha hecho que se le preguntara otra vez sobre las nuevas denuncias. “No recuerdo, no recuerdo”, ha sido su respuesta. Con esta última contestación ha cruzado la puerta del edificio judicial. Dentro, Benítez se ha quitado el pasamontañas y ha ido hacia las oficinas, donde ha estado durante toda la mañana.

INFORME COMPLETO

Noticias relacionadas

El juez ordenó el pasado 18 de febrero que Benítez acudiera al servició de clínica forense para ser reconocido. El oficio del magistrado especifica bien poco. Solo que debía llevar toda la documentación médica que tuviera, así como radiografías, análisis y todo tipo de información médica de la que dispusiera. Una forense ha explicado a este diario que esta es una citación tipo y que en cada caso los facultativos ya saben lo que hacer. En el caso de un pederasta, la exploración suele ser sobre todo psicológica, además de física.

El juez Miguel Ángel Tabares, que se encarga de investigar el asunto, ha mostrado su preocupación por la posibilidad de un suicidio. En los próximos días tendrá los resultados de esta exploración forense. El magistrado también ha acordado que se practique un examen psicológico a algunas de las víctimas.