Ir a contenido

CONFLICTO LABORAL EN PLENO MOBILE WORLD CONGRESS

El Govern aumenta los servicios mínimos en la huelga del metro

TMB acusa a "algunos" sindicalistas de llevar a los trabajadores a "un callejón sin salida" con la nueva jornada de huelga de este miércoles

TONI SUST / RAFAEL MORALES / BARCELONA

Estación de metro de la L1 en plaza de Espanya.

Estación de metro de la L1 en plaza de Espanya. / FERRAN NADEU

La 'conselleria' de Treball del Govern de la Generalitat ha dictado en la tarde de este martes una orden de ampliación de los servicios mínimos para el segundo día de huelga en el metro convocado para este miércoles. Los nuevos servicios mínimos serán del 65% en las horas punta (de 6.30 a 9.30 de la mañana y de 16.00 a 20.00 hora) y del 45% el resto del día. El lunes se aplicaron servicios mínimos del 50% en las horas punta y del 30% en el resto de la jornada.

Treball ha informado en un comunicado que ha modificado la anterior orden sobre servicios mínimos tras estudiar los informes de movilidad y seguridad realizados el lunes. Además de estos dos criterios, también suma que este martes se ha activado el protocolo por contaminación admosférica en el área de Barcelona. El Govern recuerda que los usuarios habituales del metro utilizaron el lunes de forma mayoritaria otros transportes públicos y privados que provocaron una congestión "que no permitía garantizar las mínimas condiciones de seguridad de evacuación de las personas en caso de emergencia".

NEGOCIACIONES ROTAS

El ayuntamiento tira con bala. Una vez superada, no sin problemas graves, la huelga de los trabajadores del metro del lunes, que coincidió con el inicio del Mobile World Congress (MWC), se prepara para afrontar la segunda, este miércoles. Y entretanto el consistorio avanza cada día un centímetro en el camino de señalar que las reivindicaciones de los representantes sindicales de TMB están fuera de lugar. El desencuentro entre la dirección de la empresa y los trabajadores del metro ha desembocado en dos rupturas. Primero, el pasado sábado, cuando los representantes de la plantilla se levantaron de la mesa de madrugada, indignados con la empresa; y la otra, cuando en la madrugada del lunes al martes el portavoz del comité de huelga, Óscar Sánchez, anunció la ruptura de negociaciones. De hecho, primero lo anunció a la una, rectiticó, pidió más tiempo, se retomó la reunión y Sánchez volvió a anunciar la ruptura definitivamente pasadas las dos de la madrugada.

Si el lunes se retomaron los contactos fue porque los trabajadores trasladaron una nueva propuesta al departamento de Treball, que ejerce como mediador, y las partes volvieron a sentarse, de nueve de la noche a las dos de la madrugada, sin ningún resultado. Peor aún: tanto el sábado como el lunes, las dos partes acusaron a la contraria de mentir al comentar lo que habían ofrecido y rechazado. El domingo, el ayuntamiento difundió los salarios de los empleados, una forma de rearmarse en el debate que generó no poca crispación en la plantilla.

ACTITUD DE LA EMPRESA

En este contexto, en el que pese a las huelgas el ayuntamiento considera que acertó al no ceder, la concejal de Movilidad y presidenta de TMB, Mercedes Vidal, ha comparecido este martes por la mañana para defender la actitud de la empresa y, de paso, señalar que algunos de los representantes sindicales “llevan a los trabajadores a un callejón sin salida”.

Vidal ha revelado que los trabajadores piden “un incremento constante de retribución que no se puede asumir”. La directora de TMB ha insistido en la imposibilidad de aceptar los incrementos salariales que piden los trabajadores y ha argumentado que “es una cuestión de responsabilidad de cara a los propios trabajadores y para garantizar la calidad del servicio.

ACUSACIONES DE TMB

“Me sabe mal por los trabajadores”, ha insistido Vidal para criticar la postura de los que los les están representando en las negociaciones. También ha negado que en las últimas reuniones se haya querido abarcar todo el convenio colectivo y ha reafirmado su voluntad de seguir negociando. Vidal ha dicho que hasta ahora el acuerdo no ha sido posible debido al bloqueo que ha ejercido una parte de los representantes de los trabajadores.

También ha detallado que en la reunión del lunes por la noche los representantes de los trabajadores pusieron sobre la mesa demandas de aumentos del 3% aparte de los que ya se habían ofrecido. Ha dicho que la empresa solo tiene capacidad para ofrecer “el máximo legal”, que es el 1%. “Queremos ser responsables con el interés general”, ha puntualizado.