Ensenyament tardó seis años en desarrollar su protocolo antipederastia

La 'consellera' Ruiz muestra en el Parlament lagunas sobre la citada normativa

Expresa su diposición a reformar el pliego de instrucciones en aras de su efectividad

El síndic Rafael Ribó y la ’consellera’ Meritxell Ruiz (derecha), ayer.

El síndic Rafael Ribó y la ’consellera’ Meritxell Ruiz (derecha), ayer. / JOAN CORTADELLAS

2
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

La Conselleria d'Ensenyament tardó seis años en desplegar en su ámbito de competencias el protocolo marco antipederastia fijado en el 2006 por el Síndic de Greuges. Así se desprende de la réplica de la 'consellera' Meritxell Ruiz a las críticas del Síndic por el incumplimiento del protocolo sobre abusos sexuales de menores en el colegio de los Maristas Sants-Les Corts. Ruiz ha alegado este miércoles en el Parlament que el protocolo específico de Ensenyament no se puso en marcha hasta el 2012, es decir, seis años después de que la misma 'conselleria' firmara la normativa marco elaborada por el Síndic.

Frente a la severa crítica del Síndic, Ruiz ha insistido en que el protocolo antipederastia de Ensenyament entró en vigor un año después de la primera denuncia por abusos en la citada escuela, religiosa y subvencionada por la Generalitat. "No comparto que el protocolo no funcionase", ha respondido Ruiz en una interpelación parlamentaria promovida por Catalunya Sí Que Es Pot. El protocolo vigente entonces (en junio del 2011, cuando el pederasta confeso Joaquim Benítez abandonó el colegio de los Maristas) era el que había fijado el Síndic en el 2006 y en él "se decía que en el caso de que un centro educativo lo detectara, se comunicara a fiscalía. Y esto es lo que estamos evaluando, porque en principio el colegio lo comunicó a la fiscalía.

En este punto, sin embargo, Ruiz ha demostrado desconocer el detalle de aquel protocolo, pues el documento marco del 2006, suscrito también por el entonces 'conseller' de Educació, Joan Manuel del Pozo, exigía además una comunicación de los hechos a la dirección general de de atención a la infancia y la adolescencia (DGAIA) de la Generalitat. Si eso no se hizo, subrayó el martes el Síndic de Greuges, pudo ser, entre otras razones, porque Ensenyament no había dado suficiente difusión al protocolo entre las escuelas catalanas.

DIFUSIÓN DEL PROTOCOLO

Ruiz ha mostrado, en su comparecencia en el Parlament, su más firme desacuerdo con esta afirmación de Rafael Ribó. "Este protocolo está incorporado a las normas de organización y funcionamiento de los centros que cada año se aprueban por resolución de la secretaría general del departamento", ha explicado la 'consellera'. "Y allí -ha proseguido- se dan las instrucciones sobre las normas de organización del curso y las funciones a aplicar". Los mecanismos de divulgación de esas normas (que incluyen el protocolo para detectar casos de malos tratos sobre menores) "pasan también por la mesa sindical y por la junta de directores", ha reiterado.

Noticias relacionadas

Ruiz ha explicado que el Consorci d'Educació de Barcelona sigue investigando lo ocurrido. "Hemos pedido varias informaciones al centro, sobre todo para conocer qué sabía y qué ha hecho en cada momento", ha indicado la titular de Ensenyament, que ha insistido en que "toda la información que se desprenda y que pueda ser relevante para la investigación se pondrá en conocimiento de la fiscalía". El documento que finalmente se traslade a la acusación pública incluirá, ha dicho Ruiz, "el informe de la Inspección de Educación relativo a la primera denuncia, donde se adjuntará toda una documentación facilitada por los Maristas".

En todo caso, la 'consellera' de Ensenyament ha expresado su disposición a estudiar si hace falta reformar el actual protocolo antiabusos.