25 oct 2020

Ir a contenido

ESCÁNDALO SEXUAL EN UNA ÓRDEN RELIGIOSA

Los Maristas ocultaron en su denuncia que Benítez había confesado los abusos

El vicario solo expuso la queja de los padres del alumno y que el profesor se había ido del colegio

J. G. Albalat Guillem Sànchez

El vicario provincial de los Maristas, Pere Francesc Ferré Jodrà, ocultó en su denuncia ante la Fiscalía de Menores, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, que el entonces profesor de gimnasia Joaquim Benítez había confesado ante la dirección del colegio de Sants-Les Corts que había abusado sexualmente de un alumno y que ese fue el motivo por el que se desvinculó del centro educativo. Fuentes judiciales y de la abogacía aseguraron a este diario que si se hubiera comunicado esta circunstancia lo normal habría sido que el educador hubiera sido citado a declarar de inmediato, pues había un reconocimiento de los hechos.

La comparecencia del representante de la orden religiosa, fechada el 14 de junio del 2011, ocupa solo un folio y se basa en las manifestaciones realizadas por el padre de un alumno de tercero de ESO en el sentido de que días antes, concretamente el 7 de junio, Benítez “había realizado tocamientos en los genitales a su hijo en su despacho y que después se había masturbado”.  El vicario agregó que el profesor de gimnasia “firmó la baja voluntaria”.

TRÁMITES JUDICIALES

Ese mismo día, la Fiscalía de Menores incoó unas diligencias. Como el denunciado era mayor de edad cuando sucedieron los hechos, remitieron el caso al juzgado de instrucción que por reparto correspondió. La titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, Silvia López Mejías, ordenó a los Mossos que investigaran.

Los agentes se personaron en el centro y el entonces director de la escuela se negó a facilitar dato alguno relacionado con el suceso. Los padres también comunicaron a la policía que no querían denunciar. La jueza no hizo nada más y le pasó el tema a la fiscalía. El Ministerio Público pidió el sobresimiento privisional en base a la falta de denuncia de los padres y la jueza acordó el archivo. El Síndic de Greuges ha criticado el escaso celo de fiscalía y Mossos en la investigación.