NUEVA INFRAESTRUCTURA EN EL ÁREA METROPOLITANA

El tren es más barato y el Aerobús, más rápido

Comparativa desde el centro de BCN con otros dos servicios de transporte público

 Uno de los vehículos del servicio Aerobús dotados con wifi

 Uno de los vehículos del servicio Aerobús dotados con wifi / JOSEP GARCIA / ARCHIVO

1
Se lee en minutos
Rafael Morales
Rafael Morales

Periodista

ver +
Ferran Cosculluela
Ferran Cosculluela

Periodista

ver +

Utilizar la red ferroviaria de Rodalies seguirá siendo una opción para desplazarse desde el centro de Barcelona a las terminales del aeropuerto para quienes primen el factor económico. Es la más barata, pero tiene el inconveniente de que hay que realizar transbordos. El billete sencillo desde la estación de Renfe de plaza Catalunya vale 4,10 euros, pero también se puede utilizar uno de los viajes de la T-10 o de cualquier tarjeta multiviajes, con lo que el coste es mucho menor.

El tiempo del recorrido en una prueba realizada ayer fue justo de una hora, aunque el transbordo necesario en la estación de Sants supuso una espera de 18 minutos, un tiempo que se podría acortar si el viajero coordina el trayecto con los convoyes con destino a la T-2 que salen cada media hora. Desde la estación de tren hay que caminar unos cinco minutos hasta subir al autobús lanzadera que hay en la terminal T2 y que, tras una larga vuelta, tarda 11 minutos en llegar a la zona de salidas de la T-1.

CON WIFI

Noticias relacionadas

Desde el centro de Barcelona, en la plaza de Catalunya, en la calle de Sepúlveda o en la plaza de Espanya, la alternativa más cómoda y rápida para llegar al aeropuerto es el servicio de Aerobús. El tiempo estimado por la compañía para llegar a las terminales es de 35 minutos, pero en la prueba realizada este jueves el trayecto a la T-1 duró menos de 30 minutos tanto de ida como de vuelta, gracias a que el tráfico era bastante fluido.

El servicio tiene una gran frecuencia de vehículos, por lo que los autobuses no acostumbran a ir abarrotados, no hay recargo por maletas (y sí un buen espacio para dejar el equipaje) y, además, hay servicio de wifi gratuito en el vehículo. El único pero podría ser el precio, 5,9 euros. Una tarifa que a la mayoría de los turistas no suele parecerles cara.