Ir a contenido

NUEVA INFRAESTRUCTURA DEL ÁREA METROPOLITANA

¡Metro, al aeropuerto de Barcelona!

Entra en fucionamiento el ramal sur de la L-9 que conecta con la T-1 y la T-2, la Ciutat de la Justícia, Mercabarna y la Fira-2

La nueva línea, largamente demandada, nace con la duda de si será una alternativa eficaz y con críticas por penalizar la T-10

Rafael Morales Ferran Cosculluela

Conecta con la T-1 y la T-2, la Ciutat de la Justícia, Mercabarna y la Fira-2 / RICARD FADRIQUE

Conecta con la T-1 y la T-2, la Ciutat de la Justícia, Mercabarna y la Fira-2
Las autoridades que han inaugurado la L9 Sur del metro, en la estación de la Terminal 1 del aeropuerto.
Inauguración con autoridades de la L9 Sur del metro hasta el aeropuerto. En primer término, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa del Hospitalet, Núria Marín, en una estación.
Interior de uno de los vagones de la L9 Sur del metro.
El vestíbulo de la estación de metro en la T-1 de El Prat, este jueves.

/

El ansiado metro al aeropuerto, una de las reivindicaciones históricas de Barcelona, será a partir del viernes una realidad. Tras años de obras y una gran inversión, se inaugura el flamante tramo sur de la L-9, que unirá la estación de Zona Universitària, en el distrito de Les Corts, con las terminales T-1 y T-2 de El Prat. Será un estreno a bombo y platillo en el que estarán presentes el 'president' Carles Puigdemont, el 'conseller' Josep Rull, las alcaldesas Ada Colau (Barcelona) y Núria Marín (L’Hospitalet), así como el primer edil de El Prat, Lluís Tejedor.

El nuevo metro mejorará considerablemente la movilidad en el área metropolitana, conectará los tres municipios mencionados y facilitará el acceso a instalaciones tan importantes como la Ciutat de la Justícia, Mercabarna y la Fira 2 de L’Hospitalet, además de las dos terminales aeroportuarias. La mejora en transporte urbano deberá completarse con la construcción del ramal de la L-10 que llegará a los polígonos de la Zona Franca y, en un futuro a largo plazo, la conexión del tronco central que unirá los ramales norte y sur de la L-9.

Barajas tiene metro desde hace 16 años

El aeropuerto de Madrid-Barajas dispone de metro desde hace 16 años. Una estación en las antiguas terminales y otra en la T-4. Aunque inicialmente no conectaba directamente con el centro, tres años después, en el 2002, se prolongó hasta el intercambiador de Nuevos Ministerios, en pleno paseo de la Castellana. El trayecto dura tan solo entre 12 y 15 minutos y el billete cuesta entre 4,5 y 5 euros dependiendo del destino final. A diferencia del aeropuerto de El Prat, Cercanías tiene estación desde hace muy poco. Se abrió en la T-4 en el 2011. Su principal utilidad es que conecta con la estación del AVE de Atocha, muy céntrica también, en 25 minutos. El billete cuesta solo 2,6 euros. MANUEL VILASERÓ

Pero la nueva línea que el viernes abre sus puertas también nace con la duda de si será realmente una alternativa competitiva para acceder al aeropuerto debido a su trazado sinuoso, y con algunas críticas ciudadanas por la penalización que hace de la tarjeta T-10, el abono más utilizado en el transporte público del área metropolitana y que no se podrá emplear para llevar a cabo ese desplazamiento.

Hoy es el estreno oficial de la línea, pero su primera prueba de fuego será dentro de diez días, cuando se celebre el Mobile Word Congress, entre el 22 y el 25 de febrero. Unas fechas en las que los trabajadores del Metro han convocado dos días de huelga para presionar en la negociación del convenio colectivo.

FUTURA CIRCUNVALACIÓN

El nuevo tramo de metro es el llamado L-9 Sud de la línea inacabada que circunvalará Barcelona desde Santa Coloma de Gramenet hasta el aeropuerto de El Prat. El nuevo recorrido tiene un trayecto de 19,6 kilómetros entre Zona Universitària y la terminal T-1, que se recorrerá, según las previsiones, en 32 minutos. Dispone de 15 estaciones y está previsto abrir en el futuro tres más en el Camp Nou, La Ribera y la terminal de carga del aeropuerto. En Zona Universitària, uno de los extremos de la L-9 Sud, existe correspondencia con la L-3. Los otros enlaces están en las estaciones de Collblanc (L-5), Torrassa (L-1), Europa-Fira (Ferrocarrils) y El Prat Estació (Rodalies).

La línea estará en funcionamiento desde las 5 de la mañana a las 12 de la noche, los días laborables; hasta las dos de la madrugada los viernes y las vigilias de festivos; y de forma continuada los sábados. Con una inversión de 2.899 millones de euros, es una de las infraestructuras más importantes que se han hecho en Catalunya durante la última década. Unido al tramo de la L-9 Nord y el ramal de la L-10 a Gorg (Badalona), el proyecto cuenta ya con 31 kilómetros de recorrido y 31 estaciones. Con el nuevo tramo, la red de metro barcelonesa dispone de 122 kilómetros de trazado, el 25% del cual es de funcionamiento automático (sin conductor), como el que se inaugura hoy.

UN BILLETE DE 4,5 EUROS

Para desplazarse hasta el aeropuerto será necesario adquirir un billete que costará 4,5 euros. 2,15 euros corresponden al precio del billete sencillo, mientras que los 2,35 euros restantes son un recargo para acceder a las terminales. Los usuarios que se desplacen hasta la última estación del municipio de El Prat (Mas Blau), antes del aeropuerto, no tendrán que pagarlo. Los pasajeros que dispongan de abonos sociales o títulos multiviaje como la tarjeta T-Dia, T-Mes, T-Trimestre, T-50/30 y T-70/30, entre otras, podrán utilizarlas sin necesidad de pagar nada más.

Una ventaja que no se aplica a la T-10, el abono más utilizado (supone la mitad de las validaciones del metro). Ese título no se podrá emplear para ir hasta el aeropuerto y tampoco servirá para descontar una parte del coste del trayecto. Una penalización que contrasta con las posibilidades que ofrece actualmente el servicio de Rodalies. Gracias a la integración tarifaria, con una sola validación de la T-10 sí se puede utilizar el metro o el autobús y los trenes de Renfe para llegar a las terminales, con un coste por viaje que no llega a un euro. 

VALIDAR PARA PODER SALIR

Los usuarios podrán comprar a partir del viernes el nuevo billete al aeropuerto en las máquinas de venta automática de toda la red de metro de Barcelona. El título se podrá adquirir en cualquier estación de cualquier línea y hacer los recorridos y transbordos necesarios hasta llegar a las terminales.

Una vez que el usuario llegue a una de las dos terminales del aeropuerto, deberá volver a validar el billete para poder salir de la estación de metro, porque las puertas están cerradas de entrada y salida. Si ha perdido el billete, ha viajado con títulos no válidos (como la T-10 o el billete sencillo) o simplemente se ha colado, el pasajero encontrará máquinas expendedoras dentro de las barreras para poder adquirir el tíquet correspondiente (el de 4,5 euros) y poder salir a la terminal.

La única excepción que ha hecho TMB, la empresa que explotará la línea, es con los trabajadores del aeropuerto. “Para no penalizarlos”, según reconoce la Conselleria de Territori, y para que puedan utilizar una tarjeta multiviaje integrada, se creará un nuevo abono personalizado para este colectivo que tendrá el mismo precio que el de la tarjeta T-10.

CRÍTICAS CIUDADANAS

La asociación para la Promoción del Transporte Público (PTP) ha sido una de las entidades que históricamente se han opuesto al proyecto de la L-9 por considerar que era más importante invertir, por ejemplo, en el servicio ferroviario de Rodalies. La situación ha cambiado, según ha destacado el presidente de la entidad, Ricard Riol. “Ahora ya está hecho el nuevo tramo y, por lo tanto, somos los máximos defensores de sacar provecho del proyecto”, justifica.

A su juicio, uno de los mayores obstáculos para rentabilizar la línea es la tarifa de 4,5 euros para llegar al aeropuerto y la penalización de la T-10. “Es la tarjeta multiviaje más utilizada por los barceloneses y por los turistas”, explica Riol. Consideran que el servicio se podría optimizar si se elimina el recargo, se incrementa el número de trenes a la estación de El Prat y se utiliza el nuevo metro como una lanzadera a las terminales con una tarifa integrada.

0 Comentarios
cargando