Ir a contenido

Un juez investiga la descontaminación del pantano de Flix por delitos contra el medioambiente

EL CSIC detectó niveles cancerígenos de dos compuestos clorados durante los trabajos realizados por Acuamed

SÍLVIA BERBÍS / FLIX

Trabajos en la planta de tratamiento de lodos durante la descontaminación de Flix.

Trabajos en la planta de tratamiento de lodos durante la descontaminación de Flix. / JOAN REVILLAS

Acuamed le crecen los enanos. A la investigación por presunto fraude en la contratación de obras públicas, y en el punto de mira por la parálisis que sufre la última fase de las obras de descontaminación del embalse de Flix, sin ni siquiera proyecto presentado -tal como ha destapado EL PERIÓDICO-, se suman ahora las diligencias previas abiertas por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Falset para determinar si, paradójicamente, durante los procesos de limpieza química del pantano se pudo incurrir en prácticas delictivas contra el medioambiente.

La investigación se ha abierto a partir de una denuncia presentada ante los Mossos d’Esquadra de Gandesa en abril del año pasado en la que se expone que en el proceso de roturación de los residuos tóxicos durante su tratamiento se generaba un polvo potencialmente contaminante que ocasionaba afectaciones pasajeras a los trabajadores.

CALIDAD DEL AIRE

El juez ha requerido al Ayuntamiento de Flix documentación relativa a los controles ambientales efectuados durante los trabajos. Este ha remitido a las instancias judiciales informes encargados en los últimos años por el consistorio al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la calidad del aire, que señalan la existencia de elevados niveles de compuestos clorados, como el tetracloruro de carbono y el hexaclorobenzeno en las muestras tomadas a través de un captador de aire que habilitó el propio ayuntamiento. 

La inquietud de Flix

El alcalde de Flix, Marc Mur, expuso en el último pleno municipal la inquietud municipal que se planteó reiteradamente en las reuniones de las administraciones implicadas en las obras de limpieza. Desde principios del 2014 el ayuntamiento reclamó a Acuamed que contratara controles externos e independientes de la calidad del aire. "Pensábamos que había elementos de seguridad descuidados en el vector aire”, expuso. El ayuntamiento espera también conocer en toda su extensión un informe sobre el resultado de la extracción de los lodos encargado al CSIC y la Universitat Politècnica de Catalunya que les fue presentado en un primer avance a finales de año y que analiza los restos que han quedado en la base del embalse. "A falta de la exposición final, se nos explicó que los porcentajes de eliminación de tóxicos eran muy elevados, si bien se apuntaban pequeñas actuaciones de mejora a efectuar", dice. 

exto despiece vertical

El ‘Estudio de los compuestos orgánicos presentes en el aire de Flix y cercanías durante los episodios de malos olores generados en el proceso de descontaminación de fangos en el embalse de Flix’, entregado por el CSIC con fecha de noviembre del 2015 y al que ha tenido acceso este diario, indica que durante el tiempo analizado, en el que se desarrollaban las obras de extracción de lodos tóxicos del pantano, los niveles de tetracloruro de carbono y de hexaclorobenzeno superaron los límites en relación a los efectos cancerígenos. El CSIC remarca, sin embargo, que los niveles de referencia correspondientes a exposiciones crónicas no se superaron.

Así, en las conclusiones, los técnicos del organismo científicos exponen que "los compuestos orgánicos volátiles clorados observados corresponden muy probablemente a emisiones relacionadas con la extracción y tratamiento de los locos acumulados en el río". “En general, las concentraciones observadas de estos compuestos siempre están por debajo de los valores correspondientes a efectos no cancerígenos", exponen, pero inmediatamente añaden: "Los valores característicos de efectos cancerígenos a uno cada millón se superan en algunas muestras y compuestos y casi en todas las muestras en el caso del tetracloruro de carbono". En lo que se refiere al hexaclorobenzeno, apunta que en la mitad de las muestras superan los límites de efectos cancerígenos.

SILENCIO

Lo cierto es que mientras se desarrollaba una obra promocionada como modélica, por lo pionero de la descontaminación de una amalgama tan estrambótica de tóxicos, nada se dijo de las quejas vecinales por los fuertes olores que llegaban al núcleo urbano procedentes del complejo químico de Ercros donde se trataban los contaminantes ni del exceso de ruido que se oía especialmente por las noches.

El ayuntamiento sí dio cuenta de esas quejas y de sus recelos sobre la insuficiencia de controles atmosféricos en las diversas reuniones celebradas durante los años 2014 y 2015, a las que acudían representantes de los organismos y administraciones involucrados en los trabajos, básicamente el propio ayuntamiento, representantes de la Generalitat, de Acuamed y del Ministerio de Medio Ambiente. 

EL PERIÓDICO ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente información sobre la última fase de la descontaminación de Flix, para la que Acuamed ni siquiera ha presentado proyecto. Fuentes ministeriales han explicado que no podían facilitarla porque la empresa pública está ahora mismo descabezada tras estallar la semana pasada el escándalo de corrupción en su seno.