Ir a contenido

Flix busca un nuevo futuro industrial

El ayuntamiento quiere una nueva empresa en los terrenos que Ercros dejará libres tras el cierre de la química

La CUP quiere que la compañía descontamine el suelo industrial que dejará libre

SÍLVIA BERBÍS / FLIX

Planta química de Ercros en Flix.

Planta química de Ercros en Flix. / JOAN REVILLAS

Un siglo unido a la industria química no se borra así como así de la idiosincrasia de un pueblo como Flix, anclado en una comarca rural. Durante décadas, tan extravagante para la zona ha sido su actividad económica como la del vecino Ascó. Ahora ya conoce con seguridad lo que temía desde hace tiempo: Ercros dará carpetazo a su historia común antes de dos años. “Nuestro pueblo a medio y largo plazo no estará unido a Ercros”, apuntaba la frase de una moción aprobada el martes por el ayuntamiento en pleno. Una afirmación para autoconvencerse de lo que en otros tiempos parecía imposible. 

El adiós a la planta química ya anunciado por la empresa, fundamentado en un cambio de tecnología legalmente obligatorio cuya inversión no le sale a cuenta y por el cierre de su principal suministrador, Covestro, en Tarragona, no deja de crear incertidumbre. Cuarenta hectáreas de terreno industrial han empezado a buscar ya otro inquilino. Antes de irse, sin embargo, hay quien reclama a Ercros que deje el espacio decente.

La CUP ha anunciado que instará a la Generalitat a reclamar a Ercros que pague la descontaminación de 40 hectáreas del suelo industrial que dejará inactivas. El diputado Sergi Saladié anunció la intención de la formación de trasladar el caso al Parlament y de pedir a la Agència de Residus de Catalunya que haga una declaración administrativa de suelos contaminantes para poder exigir a la empresa que pague por la limpieza de este espacio. “La Agencia de Residus de Catalunya monotoriza continuamente los terrenos que han ido cayendo en desuso en los últimos años y la situación está completamente controlada”, afirma el alcalde, Marc Mur. Explica que, de hecho, Ercros empezó tres años atrás a descontaminar una parcela del suelo de su complejo industrial. “Hay terrenos completamente preparados para poder acoger nuevas industrias, y ese es nuestro empleo”, señala Mur.

RECONVERSIÓN TRAS EL CIERRE

“El adiós de Ercros es la crónica de una muerte anunciada”, admite el delegado del Govern en el Ebro, Xavier Pallarés. El ayuntamiento y la Generalitat conformaron un grupo de trabajo para evitar que Flix quede en la estacada tras el cierre de su industria. La propiedad de los terrenos pertenece a Ercros. Las negociaciones con la compañía han permitido que esta rebaje sus pretensiones económicas iniciales respecto al precio que pedía por su suelo. “Hoy -asegura Pallarés- Flix está en condiciones de ofrecer suelo atractivo, con dotación de agua y línea ferroviaria que accede hasta el polígono, de manera que creemos en las posibilidades de encontrar una salida rápida, y tenemos el compromiso del 'conseller' Baiget de poner el empeño necesario”.

Flix necesita desprenderse del tufo a contaminación que desde hace años es el legado de la fábrica. Por ello exige que Acuamed termine la limpieza. Ya que hay que dar carpetazo, que no queden huellas. Por ello le inquieta la parálisis en la que ha entrado la fase final de un proyecto que le permitía alzar la cabeza con orgullo al mundo, por una vez. Ahora tiembla de nuevo y se aferra a la esperanza.

Temas: Flix