Ir a contenido

400 alumnos sin clase tras el saqueo de su colegio en Sant Pere de Ribes

Unos desconocidos destrozan durante el fin de semana la escuela Santa Eulàlia de Sant Pere de Ribes

EL PERIÓDICO / BARCELONA


La escuela Santa Eulàlia de Les Roquetes, un núcleo de población perteneciente al término municipal de Sant Pere de Ribes (Garraf), no prevé recuperar la normalidad hasta el miércoles, después de que unos desconocidos hayan literalmente destrozado, durante el fin de semana, las instalaciones escolares. El centro educativo ha tenido que suspender las clases este lunes porque varios actos vandálicos ocurridos durante el sábado y el domingo han causado daños en las 18 aulas del colegio, en los pasillos y el gimnasio. Los Mossos d'Esquadra están pendientes de identificar las huellas dactilares halladas en algunos extintores para poder determinar la identidad de los autores de estos actos vandálicos "en cadena", denuncian los padres de los alumnos afectados.

La alcaldesa de Sant Pere, Abigail Garrido, que ha acudido al colegio nada más abrir este sus puertas, ha explicado que el consistorio ha destinado a un equipo de 20 operarios para que procedan a una "limpieza profunda" de todos los espacios que han sufrido daños, con la previsión "de abrir las aulas con normalidad lo antes posible". Mientras no se restablezca la actividad lectiva, el colegio habilitará un aula de acogida para las familias que lo necesiten.

Las alarmas del centro han sonaron varias veces el fin de semana, pero la patrulla de la Policía Local que fue al lugar no apreció ninguna anomalía

Los vecinos de la zona, visiblemente enojados por las molestias que ha causado este incidente y por la inseguridad que generan hechos como este, explicaban este lunes que las alarmas de seguridad de la escuela estuvieron sonando en diversos momentos a lo largo del fin de semana. La primera vez, en torno a las 16.00 horas del sábado, se acercó al lugar una patrulla de la Policía Local, que no observó ninguna anomalía. "Pero se estuvieron oyendo ruidos hasta el domingo, más allá de las ocho de la tarde", agregaba una testigo.